ZigaForm version 4.8.5

Entró y salió con las puertas cerradas

Entró y salió con las puertas cerradas

San Efrén

Fue un defensor de la virginidad perpetua ante quienes se atrevían a decir que José pudo mantener relaciones sexuales luego del matrimonio con María.

Diatessaron, 2,6: SC 121,69-70; cf. ID., Himni de Nativitate, 19,6-9: CSCO 187,59

«¿Cómo hubiera sido posible que aquella que fue morada del Espíritu, que estuvo cubierta con la sombra del poder de Dios, se convirtiera en una mujer de un mortal y diese a luz en el dolor, según la primera maldición?…Una mujer que da a luz con dolores no podría ser llamada bienaventurada. El Señor que entró con las puertas cerradas, salió así del seno virginal, porque esta virgen dio a luz realmente pero sin dolor»»

Ante la Virgen, Efrén manifiesta con inspiración su maravilla:

«El Señor vino a ella

para hacerse siervo.

El Verbo vino a ella

para callar en su seno.

El rayo vino a ella

para no hacer ruido.

El pastor vino a ella,

y nació el Cordero, que llora dulcemente.

El seno de María

ha trastocado los papeles:

Quien creó todo

se ha apoderado de él, pero en la pobreza.

El Altísimo vino a ella (María),

pero entró humildemente.

El esplendor vino a ella,

pero vestido con ropas humildes.

Quien todo lo da

experimentó el hambre.

Quien da de beber a todos

Sufrió la sed.

Desnudo salió de ella,

quien todo lo reviste (de belleza)» (Himno «De Nativitate» 11, 6-8).

Acerca de San Efrén, aquí.

Por favor comparte:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *