ZigaForm version 4.8.5

La Madre de la Vida Eterna

La Madre de la Vida Eterna

El que tiene apego a su vida la perderá; y el que no está apegado a su vida en este mundo, la conservará para la Vida eterna. El que quiera servirme que me siga, y donde yo esté, estará también mi servidor. El que quiera servirme, será honrado por mi Padre. (San Juan 12,25-26)

En esta semana hemos festejado en la Iglesia la Anunciación del Ángel a María y la Encarnación del Hijo de Dios. ¡Que extraño ha sonado a nuestros oídos el recitar el Gloria después de tanto tiempo! Pero el designio de Dios ha querido que faltando tan poco para celebrar el misterio de la Pascua, contemplemos antes el misterio de la Encarnación. Y en este año (2009), en apenas poco mas de quince días, vemos por un lado a la Madre maravillada y feliz que acaricia el vientre de su Hijo tan chiquito … y en poco tiempo la contemplaremos al pie de la Cruz.

Y es que el misterio de la Salvación traída por Cristo es un solo acto desde su encarnación hasta su muerte y resurrección. Y si creemos lo que muchos santos nos dicen, que María no sufrió dolor en el parto, sí sabemos que lo sufrió en el Gólgota. Allí donde su eterno Si aceptó a la multitud de los hijos de Dios, allí, el dolor del alumbramiento se hizo Corazón Sangrante de Amor y Fidelidad.

Pareciera que Dios quiere que aceptemos que esta vida, en la cual por el Bautismo hemos sido engendrados para Dios, es un proceso continuo de crecimiento, perfección y formación de la figura de Cristo en nosotros, hasta el feliz alumbramiento a una nueva vida y verdadera vida el día que el Padre nos llame a nuestra Casa Eterna.

¡Fórmanos Madre, en tu vientre bendito, a la imagen de tu Hijo querido! Haz de nuestros corazones, humildes vasijas para llenarse del Amor de Dios. Acompáñanos por esta larga cuaresma de la vida, donde también eventualmente cantamos glorias, pero son muchas mas las veces que lloramos … No nos alejes del regazo de tus manos … Y cuando nuestra pascua llegue, estés tu allí, para alumbrarnos de nuevo a una Eterno Domingo de Pascua.

– Claudio* –
Sábado, 28 de Marzo de 2009

Por favor comparte:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *