ZigaForm version 4.8.5

María Inmaculada

María Inmaculada
El Angel entró en su casa y la saludó, diciendo: «¡Alégrate!, llena de gracia, el Señor está contigo». Al oír estas palabras, ella quedó desconcertada y se preguntaba qué podía significar ese saludo. Pero el Ángel le dijo: «No temas, María, porque Dios te ha favorecido. Concebirás y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús;
 
( San Lucas 1,28-31 )

¿ Porque a tantos «cristianos» les cuesta aceptar que María fue concebida sin pecado original ? Es lo que los cristianos católicos conocemos como Inmaculada Concepción.

Reflexionemos un momento. Toda la raza humana desciende de aquella primera pareja creada por Dios: Adán y Eva. Ambos fueron creados «inmaculados» por Dios. O sea que vivían en continua amistad con Dios. Hasta Dios mismo se paseaba por el Jardín del Edén donde ellos vivían. No debían trabajar. No sufrían. No se enfermaban …

Eva era «inmaculada concebida», o sea, había sido concebida sin sombra de pecado. Pero Eva cedió a la tentación y cedió también Adán y por el pecado de ambos entró el pecado y la muerte en el mundo con todas sus consecuencias.

Todos nosotros descendemos en nuestra carne de aquella que habiendo sido creada Inmaculada, cayó en las redes del enemigo de la humanidad e hizo que toda su descendencia naciera rea del demonio.

Y de esa red nos vino a salvar Jesucristo, que por su vida, pasión, muerte y resurrección nos rescató y dejó el Bautismo como prenda de esa liberación que produce en nosotros y nuestras almas. Pues por el bautismo se rompe aquella red mortal con que nacemos y nos transformamos ahora en Hijos de Dios. Lo que debiéramos haber sido siempre si Eva no hubiera caído.

Ahora bien, si aquella que fue madre de nuestras desgracias, madre de la primera caída, madre de todos los humanos que la precedieron en la carne, si ella fue la madre de todos los que nacemos en pecado y pecamos de continuo y hubiéramos sido iguales a ella y a Adán de haber estado en su lugar … si nosotros pobres pecadores destinados al polvo de la muerte, por la infinita Misericordia de Dios que ama a todas sus creaturas, nos envió un Salvador Inmaculado, Jesús, igual a nosotros en todo excepto en el pecado … Si nosotros siendo lo que somos hemos merecido tal salvador y hemos tenido por madre carnal a una Eva creada inmaculada y luego pecadora … ¿que Madre merece aquel que es Dios, Salvador, Mesías, Puro, Luz, Todo Amor y Misericordia?

Merece una Madre, también Inmaculada concebida, pero que además esté siempre libre de pecado, que jamás sucumbiera en la tentación, para poder Dios, Jesús, pasearse como en aquellos lejanos tiempos por su Jardín Inmaculado, cuya tierra no ha sido labrada y por cuya Puerta no ha pasado nadie sino solo Dios. Pues si el Paraíso, tierra de donde Dios formó a los primeros padres, mereció ser custodiado por Ángeles … ¿Que clase de custodia crees que habrá pensado Dios para quien fue la tierra fértil de donde nació el hijo de Dios?

Piénsalo hermano, y no ofendas más al Señor.

– Claudio* –

Domingo, 1 de Marzo de 2009
Por favor comparte:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *