! Esta advocación de la Virgen María se esta cargando ...

" “Cuando María ruega todo se obtiene, nada se niega”." ( San Juan Bosco )

[ ]  María Madre de Dios ::  Advocaciones de la Virgen [ ]

 

Santísima Virgen de Natividad

1600

Ecuador

 

PRESENTACIÓN

 

Todo cuanto de positivo se haga para honrar a la Madre de Dios, fomentar la devoción o ayudar al conocimiento más profundo de la riquísima personalidad de María, es parte de la pastoral que la Parroquia de Tabacundo se ha propuesto.

El Sr. Periodista José N. Mármol ha preparado un folleto titulado: MAMA NATI Y SU SANTUARIO que recoge algunos datos interesantes sobre el origen de la Sagrada Imagen y sobre los inicios de su devoción; aclara y puntualiza algunos aspectos históricos en torno al Santuario en el que se venera a la Santísima Virgen de Natividad y a su festividad.

En la segunda parte de este trabajo se incluye algún material preparado con la colaboración del equipo pastoral de la Parroquia para la reflexión y oración de los fieles devotos, para leerlos a lo largo de una fatigosa peregrinación o en la tranquilidad del Hogar o en la acogedora intimidad del Santuario.

 

Mons. Isaías Barriga Naranjo

Párroco de Tabacundo


 

MAMA NATI  Y  SU SANTUARIO

 

Por José Nelson Mármol M.

 

Recostado en las faldas del Mojanda, en la altiplanicie de Tabacundo, a 6okilómetros a noroeste de Quito, se levanta majestuoso el Santuario Diocesano de la Santísima Virgen de Natividad, un relicario de fe en el norte de Pichincha. 

 

Desde tiempos inmemoriales la comunidad católica de Tabacundo ha crecido a la luz de la fe y bajo el amparo de la Santísima Virgen, cariñosamente llamada MAMA NATI.

Casi no hay tabacundeño residente en su terruño o fuera de él que no se sienta cobijado bajo el manto protector de la Madre del Cielo, en la advocación de la Natividad, y que evoque su nombre para agradecer por los favores a ella atribuidos o pedir su intercesión celestial.

 

Más de 300 años de devoción

 

¿Desde cuándo se venera a la Santísima Virgen de Natividad en Tabacundo?

Difícil resulta precisar el punto de partida de la devoción a Mama Nati.  No obstante según los registros históricos que hasta ahora se disponen, las primeras señales de esta devoción se remontarían a inicios de los años 1600.

El Padre Mateo María Mera en su trabajo Rasgos Monográficos del Cantón Pedro Moncayo señala que “hace trescientos años más o menos…Los vecinos de Tabacundo limosnaron la imagen y un fraile agustino que hacía de doctrinero le puso el nombre de Nuestra Señora de la Natividad, por ser en esos días su fiesta[1].

Este apunte, si bien no precisa el año en que se habría producido dicho suceso, permite, en cambio, pensar que la devoción a la Santísima Virgen estuvo ya establecida a mediados o inicios del siglo XVII. 

Si se relaciona la información dada por el P. Mateo Mera  de que un doctrinero agustino le puso el nombre a la imagen limosnada por los tabacundeños, con el dato proporcionado por el P. agustino Enrique Terán en su artículo Los padres agustinos en el Ecuador en el que apunta que “la provincia de San Miguel de Quito tenía en 1601 los conventos de Quito, Riobamba, Cuenca, Loja, Latacunga, Pasto, Popayán, Cali, Guayaquil, Ibarra, Hospedero de Ambato; Vicarías de Túqueres, Callo, Sicchos, Cajas, Yahuarcocha, Zumbagua, San Agustín de Guanacas, Tupigachi, Tabacundo, Pintag…”[2], entre otros, nos lleva a concluir que la Sagrada Imagen podría haber llegado a Tabacundo a principios o mediados del siglo XVII.

Sobre lo que no se puede dudar es que a mediados del siglo XVII (años 1600) ya existió la devoción a la Santísima Virgen, según se desprende de un interesante dato hallado por el Dr. Miguel Angel Puga en el que registra a una priosta de la Virgen[3].  En efecto, ya en 1642, en la lista de los hermanos y hermanas  de la Cofradía establecida en Tabacundo consta el nombre de María Cufaringuan como priosta de la Virgen, aunque no se especifica cuál sería su advocación.

Desde 1672, en cambio, ya es posible precisar que la devoción a la Santísima Virgen de Natividad estaba plenamente establecida, según se lee en el testamento dejado por el entonces cacique principal de Tabacundo, Don Bernal Quilumbaquín Ango, en el que dice “que era hermano de las cofradías del Santísimo Sacramento, de la de la Santa Madre de Dios de Natividad, la de San Juan Bautista, la de la Santa Veracruz, y de las Ánimas Benditas del Purgatorio”[4], lo que quiere decir que la fe del pueblo católico de Tabacundo en la Virgen de Natividad,  se remonta al menos a mediados del siglo XVII.

Desde entonces, pues, la Santísima  Virgen de Natividad se ha convertido en la imagen más querida de los tabacundeños y en el pilar de la devoción mariana. 

 

¿Una obra de Robles?

 

No existe información oficial sobre el autor de la imagen de la Santísima Virgen de Natividad, no obstante lo cierto es que es una obra de la colonia, y que desde entonces se inició la devoción en Tabacundo. 

Según la versión del Padre Mateo Mera, el escultor de Mama Nati podría ser también el famoso imaginero español Diego de Robles[5], quien llega a Quito a finales del siglo XVI.  

A Diego de Robles se le atribuye la autoría de las imágenes de la Virgen de Guápulo, el Quinche, y el Cisne, y “según los historiadores Pío Jaramillo Alvarado y el Canónigo Riofrío también la Virgen de Cicalpa”[6],

Según el P. Julio María Matovelle, cuando relata los orígenes de la Virgen del Quinche en su obra “Imágenes y Santuarios Célebres de la Virgen Santísima”, los indígenas de Lumbisí (Cumbayá) habrían contratado con Diego de Robles para que trabajara una imagen  “lo más exacta posible de la bellísima y ya afamada Imagen de Nuestra Señora de Guápulo…”[7], pero que no pudieron pagar el costo convenido por lo que luego fue llevada a Oyacachi, y posteriormente al Quinche.

Si se hace un ejercicio de relación entre los datos existentes sobre el comienzo de la devoción a la Virgen en Tabacundo que lo ubican entre inicios  y mediados de los años 1600 -como ya queda apuntado en 1642 hay el registro de una priosta de la Virgen-, bien se podría pensar que los pobladores de Tabacundo mandaron a tallar la imagen en esa época y que pudo haber sido entregada un 8 de septiembre.  Esta hipótesis puede explicar lo señalado por el P. Mateo Mera de que “…un fraile agustino que hacía de doctrinero le puso el nombre de Nuestra Señora de la Natividad, por ser en esos días su fiesta”[8], y explicaría, así mismo, que para 1672 hubo ya la Cofradía de la Santísima Virgen de Natividad.

Pero ¿quién fue el autor de la escultura? Hasta el momento no se cuentan con datos ciertos. ¿Será una obra de Robles? Por la antigüedad de la imagen y por la similitud de las características con la del Quinche, no se descartaría la posibilidad.  El Arq. Hernán Ortega,  Director del Departamento de Patrimonio Religioso de la Conferencia Episcopal, señala que “el esgrafiado policromado original de la escultura de la Virgen de Tabacundo es casi idéntico al de la Virgen del Quinche”. ¿Fue obra de algún discípulo de Robles que replicó las características del trabajo del escultor español? Es también una posibilidad.

El tamaño y los detalles de la imagen se encuadran a las características de la imaginería colonial, y según el Padre José Conde, Director del Departamento de Santuarios de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana, “las características del niño que la Santísima Virgen de Natividad lleva en sus brazos son muy similares al que lleva la Virgen del Cisne, lo que hace pensar que podría tener alguna relación con Robles o alguno de sus discípulos, que debe haber tenido”.

El Padre Luciano Iturralde, oriundo de Tabacundo y devoto fiel de Mama Nati, en un artículo escrito en 1962 considera que, “por el parecido que guarda con la portentosa del Quinche, se cree que haya sido hecha por Robles.  Me atrevería a decir que si la del Quinche, la de San José de Minas y la del Cisne y otras más hubieran sido hechas por Robles, ésta, la de Natividad debió ser de las mejores porque es más perfecta y más hermosa.  Y si no puede ser por la perfección de su rostro, de Legarda…” [9]

 

En el mismo trabajo el P. Iturralde la describe de la siguiente manera:  “Despojada de sus vestiduras, apareció ante mis asombrados ojos una imagen pequeñita –cinco cuartas desde los pies-, tallada toda en madera.  Tenía túnica recta con numerosos pliegues, dorada completamente en pan de oro y luego labrada en filigrana con tonos rosados. Riqueza de otros tiempos.  Los brazos levantados a la altura del pecho, en actitud de diálogo.  El rostro ligeramente sonrosado, tenía una expresión indescriptible de ternura: Boca pequeñita, nariz recta y perfilada, ojos dulcemente clavados en el interlocutor pero tenuemente bajos.   Hermosísima, Mamitica, qué linda, fue la expresión que brotó a flor de labios”.

De lo que no hay duda es de que la imagen de la Santísima Virgen de Natividad corresponde a la colonia, al menos al siglo XVII.[10] 

Según la catalogación hecha por expertos de la Sociedad Ecuatoriana de Patrimonio Religioso, SEPRE, de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana, la escultura correspondería a la denominada “Escuela Quiteña”. 

Por esta razón, consideran los expertos, sería urgente realizar una réplica de la Sagrada Imagen para evitar que la escultura original continúe realizando las peregrinaciones que hasta ahora cumple, y así preservarla del deterioro a la que está expuesta.  “Es necesario que la Santísima Virgen tenga una coadjutora” dicen el P. José Conde, Director del Departamento de Santuarios, y el Arq. Hernán Ortega, Director del Departamento de Patrimonio Religioso de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana.

 

Festividad y romería

 

Cada 23 de noviembre todos los tabacundeños que llevan en su corazón a Mama Nati se congregan fervorosos para saludarle y rendirle el homenaje más sentido que se pueda entregar: Alabarla con viva fe y ofrecer una festividad llena de alegría en su nombre.

Aunque la festividad de la Natividad de María se celebra en el calendario eclesiástico el 8 de septiembre, el traslado de la fiesta principal al 23 de noviembre tiene una explicación comprensible: Tabacundo era el paso obligado de miles de romeriantes de las provincias del norte, que acudían en peregrinación al Santuario del Quinche, y que a su regreso también ofrecían su saludo y Acción de Gracias “…ante la belleza escultórica de la Virgen de Natividad, y atraídos por las bondades de la Madre de Dios en esta advocación…”, como apunta  Monseñor Jorge Iturralde, en un artículo publicado en la revista Cincuentenario, y por ello se debe haber decidido el cambio de la fecha de la festividad de Mama Nati.

En el pasado las angostas y empedradas calles de Tabacundo se transformaban en verdaderos ríos humanos con la presencia de peregrinos de Imbabura y varias poblaciones del norte de Pichincha, que  acudían para ofrecer su homenaje de amor a la Madre del cielo.

La religiosidad popular ofrece a la Madre de Dios una fiesta digna de ser admirada, por el gran despliegue de fe y alegría, que empieza 9 días antes con la solemne novena y que alcanza su máximo esplendor la noche del 22 con la celebración de las Vísperas. 

La festividad es organizada y coordinada por el párroco y el Comité de la Santísima Virgen[11], mientras los priostes (grupos familiares o institucionales de la localidad) no escatiman gasto alguno para que no falten la música, voladores y castillos que son, como en el pasado,  la atracción de miles de devotos del pueblo y romeriantes de otras circunscripciones, que luego de participar con devoción en la novena y la solemne misa de Vísperas se disponen a apreciar el sin par espectáculo de luces y pirotecnia. 

La celebración de las Vísperas solo concluye con un festival artístico que desde los últimos años está a cargo de la municipalidad local, pero que antes lo organizaba el mismo Comité de la Santísima Virgen. 

Hasta mediados del siglo pasado, según cuenta el Dr. Miguel Angel Puga, luego de terminados los castillos los pobladores y romeriantes “se aprestaban a ver el drama preparado por la sociedad de Artesanos.  El drama se presentaba al aire libre…”[12]

El 23 de noviembre se celebra la fiesta principal con una solemne misa concelebrada y presidida, generalmente, por el arzobispo, obispo o alguna autoridad eclesiástica invitada, luego de lo cual se realiza una multitudinaria procesión con la sagrada imagen, por las calles del pueblo.

La festividad convoca a miles de devotos de todas partes del país, e inclusive muchos tabacundeños que residen en el exterior no dejan de volver en estas fechas a su terruño para saludar y pedir las bendiciones de Mama Nati.

Monseñor Isaías Barriga, párroco de Tabacundo desde hace 40 años es el testigo más fiel del incremento de las diversas manifestaciones de fe hacia la Santísima Virgen, y por ello se ha preocupado de orientar la pastoral mariana, promoviendo visitas de Mama Nati hacia comunidades y barrios, desde 1976, en donde bajo la dirección de Mons. Barriga los fieles reflexionan sobre la persona y la misión de la Virgen María, como preparación espiritual para la celebración de la festividad principal.

En cada barrio la milagrosa imagen es recibida en medio de un indescriptible fervor religioso, y “cada vez más crece la demanda de nuevas comunidades que solicitan se les incluya en el recorrido anual que realiza la Santísima Virgen, a decir de Mons. Barriga.

Desde hace unos 15 años, la Asociación de Tabacundeños Residentes en Quito institucionalizó la realización de una caminata peregrinación hacia el Santuario de la Santísima Virgen de Natividad, en un afán de incrementar la devoción a Mama Nati, y desde entonces cada año va logrando una mayor participación de fieles que realizan la esforzada caminata de fe desde la parroquia Calderón, en Quito, hasta el Santuario en Tabacundo[13].  “La caminata peregrinación, siendo un sacrificio físico que pone a prueba nuestras limitaciones humanas, constituye un acto de contrición ante Dios Todopoderoso, por medio de María Santísima.  Caminar por caminos difíciles hasta el Santuario nos llena el espíritu y el corazón y nos da fuerza para que Dios y Nuestra Madre Santísima nos bendiga y nos proteja”, dice el Padre Froilán Serrano, quien  no se cansa de señalar que su vocación se la debe a Mama Nati.

La devoción a la Madre de Dios en esta advocación de la Natividad ha sido también fuente de inspiración para un sin número de fieles que a través de poesías y canciones han expresado su amor a Mama Nati.  Así, a Don Ezequiel Mármol se le atribuye unas estrofas que habrían sido compuestas durante una peregrinación de la Santísima Virgen por varias poblaciones de la provincia de Imbabura, en abril de 1904. “Madre la más tierna/ Estrella divina,/Siendo tan hermosa/Andas peregrina[14].

O la más reciente creación del conocido autor e intérprete Anselmo Mármol, quien en un precioso pasillo dedicado a la Santísima Virgen hace patente el amor filial hacia nuestra Madre, Mama Nati, y la gratitud por haberle salvado la vida en un accidente de tránsito: “…De tus hijos la elegida, Madre Santa y generosa/ llego a ti porque eres buena/ gracias doy por tus favores/ que tú mano protectora, siempre ha puesto en mi existir/ ablandando este calvario, prodigándome tú amor/ Virgencita milagrosa, Virgen de Natividad”

Innumerables son los milagros y favores que se atribuyen a la intercesión de la Santísima Virgen de Natividad, que transcribirlos requeriría un documento aparte, no obstante por lo interesante del relato, que nos transporta a por lo menos a inicios del siglo 19, nos permitimos incluir los siguientes:  “Cuentan que una mujer de negro andaba regando municiones a los tabacundeños que se habían ido a una guerra…y que una viejita vestida de negro se cruzaba por entre la tropa; que recibía el impacto de numerosas balas y que no caía.  Regresan de la guerra los tabacundeños y van a orar al templo y ven asombrados agujereado y con olor a pólvora el manto de la Virgen de Natividad”[15]

Hasta hace algunos años existían algunos cuadros en los que se testimoniaban varios milagros realizados por la Santísima Virgen.  Los cuadros más grandes se ubicaban en las paredes laterales de la nave central.  “El de la izquierda representaba la entrada de las tropas liberales al pueblo de Tabacundo, mientras los conservadores tabacundeños asoman en las faldas del Mojanda.  La Virgen se halla en las nubes en ademán protector.  La leyenda del cuadro decía: La Santísima Virgen de Natividad librando a su pueblo de ser saqueado y destrozado por sus enemigos; el cuadro de la derecha recuerda la curación del niño ciego de Guayllabamba, el favor hecho a Don Julio Jarrín que evitó que caiga al río Granobles y el favor concedido a un albañil que cayó de la media naranja y que en vez de irse al suelo fue a dar en un andamio de debajo, saliendo ileso del percance”[16]

En la Actualidad el párroco, Mons. Isaías Barriga N., impulsa la construcción de la Casa de Mama Nati, en donde se destinará una sala especial para exponer los testimonios de devotos que han recibido favores y milagros concedidos por la Santísima Virgen, y parte del patrimonio que a través de la historia los fieles han entregado a su protectora.

El 16 de noviembre del 2001, la Sagrada Imagen de la Santísima Virgen de Natividad visitará la ciudad de Quito por una horas, por iniciativa de la Fundación Cochasquí, y un numeroso grupo de tabacundeños residentes en Quito.  Para solemnizar dicha visita se organizó una Novena en la Parroquia Cristo Redentor, de Pambachupa, La Gasca.  De lo que se conoce, ésta será la segunda ocasión que la Santísima Virgen viaja a Quito.  La primera habría ocurrido en 1902, para hacerla retratar.

 

Santuario Diocesano

 

La monumental iglesia de tres naves  se construyó a finales del siglo 19, bajo la dirección arquitectónica del inolvidable Padre Brüning, un misionero lazarista a quien la iglesia ecuatoriana le debe el diseño de importantísimos y bellos templos de devoción cristiana.

Durante la colonia y entrada la era republicana la iglesia parroquial de Tabacundo se localizaba en un pequeño chozón ubicado en el sitio donde en la actualidad se encuentra el palacio municipal, según cuenta monseñor Jorge Iturralde, inquieto investigador de la historia de la Iglesia en Tabacundo.

Según los datos existentes, la construcción de la nueva iglesia se habría iniciado por iniciativa del párroco de entonces, el Dr. Francisco González, el 8 de septiembre de 1887, y su terminación habría demorado 22 años, tiempo durante el cual el pueblo tabacundeño ayudó entusiastamente a través de mingas.

Con el pasar del tiempo la iglesia parroquial ha sufrido el deterioro natural como efecto de las inclemencias de los fenómenos naturales, no obstante siempre hubo la preocupación de los tabacundeños por conservar esta joya de la arquitectura y templo de la devoción a su Patrona.

Monseñor Jorge Iturralde, en un artículo publicado en la revista Doble Vía, de noviembre del 2000, relata las mingas que realizaban los tabacundeños para refaccionar una de las naves del templo: “Recuerdo que unos señores desentejaron la cubierta de la nave que da al lado de la Casa Parroquial y desde arriba se podían ver las nervaduras falsas del tumbado, eran de carrizo, toda una obra de arte; qué habilidad de quienes fueron capaces de inventarse semejante cosa, sin alambres, sin varillas, solo chilpes…”

Pero quien ha impulsado una extraordinaria tarea de conservación del Santuario de Mama Nati es el actual párroco, Monseñor Isaías Barriga, quien ha logrado restaurar casi en su totalidad, cubiertas, cúpulas, naves laterales, arcos laterales, fachada, pintura interior, en fin.  Particularmente tras los serios daños que sufrió la Iglesia a consecuencia del terremoto de 1987.

Un dato que es importante tener en cuenta es que la Municipalidad de Pedro Moncayo declaró a la Santísima Virgen como Patrona del Cantón, mientras un 23 de noviembre de 1966 Monseñor Angel Humberto Jácome, en representación del señor Arzobispo Carlos María de la Torre, quien para entonces se encontraba en Roma, realizó la coronación diocesana a la Santísima Virgen de Natividad. 

Así mismo, el 23 de noviembre de 1987, Monseñor Antonio González, Arzobispo de Quito –actual Cardenal del Ecuador-, declaró Santuario Diocesano a la Iglesia parroquial de Tabacundo, en consideración a que “tanto los pastores como los fieles de la parroquia de San Juan Bautista de Tabacundo han tributado de generación en generación, una filial devoción a la Madre de Dios bajo la advocación de Nuestra Señora de la Natividad; que numerosos fieles de las parroquias vecinas suelen acudir al templo de Tabacundo, con el fin de honrar a María Santísima, tributándole un fervoroso homenaje de amor y gratitud…”[17].

Desde entonces la devoción a la Madre de Dios, en la advocación de Mama Nati se ha visto incrementada, según el rector del Santuario y párroco de Tabacundo, Monseñor Isaías Barriga.

Así, la presencia de Mama Nati en Tabacundo data de hace tres o cuatro siglos, y desde entonces ilumina la fe de un pueblo que camina junto a la Madre de Dios, y en su Santuario recibe a todos los fieles que acuden a expresar su gratitud o a pedir su protección exclamando con devoción la oración a Mama Nati:

 

            “Oh María de Natividad, protectora especialísima de los necesitados pecadores, reblandece la dureza de mi alma con la dulzura y suavidad de tu mirada; enséñame a perdonar las injurias y a amar a mis enemigos con la sonrisa inefable de tus labios; hazme comprender, por la blancura de tu rostro virginal, la necesidad que tiene mi alma de la gracia divina; enséñame a despreciar las vanidades de este mundo por la corona que llevas en tus sienes; gobiérname como a hijo amoroso y vasallo fiel con el cetro de poder que llevas a tu diestra; cobíjame bajo la amplitud de tu manto y llévame de la mano al amor y servicio perfecto de Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina por los siglos de los siglos.  AMEN”


ORACIONES Y NOVENA

A LA SANTÍSIMA VIRGEN DE NATIVIDAD

 

 

ORACIONES

 

+          Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos, líbranos, Señor Dios Nuestro.

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. 

Amén

 

 

PADRE NUESTRO

 

Padre nuestro que estás en el cielo, santificado se tu nombre; venga a nosotros tu Reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo, danos hoy nuestro pan de cada día, perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; y no nos dejes caer en tentación y líbranos del mal.  Amén

 

 

GLORIA

 

Gloria al padre y al Hijo y al Espíritu Santo.

Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos.  Amén

 

 

SALVE

 

Dios Te Salve María, llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita eres entre todas la mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte.  Amén

 

CREDO

 

Creo en Dios Padre Todopoderoso, creador del cielo y de la tierra, y en Jesucristo su único Hijo, Nuestro Señor; que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucito de entre los muertos, subió a los cielos, y está sentado a la derecha de Dios Padre Todopoderoso, desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y alos muertos.

Creo en el Espíritu Santo, la Santa madre Iglesia Católica, la comunión de los Santos, el perdón de los pecados, la resurrección de los muertos y la vida eterna.   Amén.

 

YO CONFIESO

 

Yo confieso ante Dios Todopoderoso y ante vosotros hermanos, que he pecado mucho de pensamiento, palabra, obra y omisión; por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa.  Por eso ruego a Santa María siempre Virgen, a los Angeles, a los Santos, y a vosotros hermanos que intercedáis por mi ante Dios Nuestro Señor.

 

EL ANGELUS

 

-                     El Angel del Señor anunció a María.

-                     Y concibió por obra del Espíritu Santo.

Dios Te Salve, María…

-                     He aquí la esclava del Señor.

-                     Hágase en mí según tu palabra.

Dios Te Salve, María…

-                     Y el Verbo se hizo hombre.

-                     Y habitó entre nosotros.

Dios Te Salve, María…

 

Ruega por nosotros Santa Madre de Dios. 

Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Dios Nuestro Señor Jesucristo.   Amén

 

ORACION

 

Te rogamos, Señor, infundas tu gracia en nuestras almas, para que habiendo conocido por medio del Angel la encarnación de Jesucristo, Tu Hijo; por los méritos de su Pasión y Cruz, lleguemos a la Gloria de la Resurrección.  Por el mismo Cristo Nuestro Señor.   Amén

 

SANTO ROSARIO

 

Por la señal + de la Santa Cruz, de nuestros enemigos + líbranos, Señor + Dios Nuestro.  En el nombre del Padre + y del Hijo + y del Espíritu Santo.+   Amén.

 

Señor mío Jesucristo, Dios y Hombre verdadero; Creador Padre, Redentor mío, por ser Vos quien sois y porque yo os amo sobre todas las cosas, a mí me pesa, pésame en el alma, pésame Señor de haberte ofendido. 

Yo propongo firmemente nunca más pecar y apartarme de todas las ocasiones de ofenderos, Confesarme y cumplir la penitencia que me fuere impuesta.

Os amo y ofrezco, Señor, mi vida, obras y trabajo en satisfacción de todos mis pecados.  Y así como suplico, así confío en vuestra divina bondad y misericordia infinita que me perdonaréis y me daréis la gracia para enmendar y perseverar en vuestro santo amor y servicio, hasta el fin de mi vida.  Amén.

 

 

-                     María Madre de Gracia y Madre de Misericordia.

-                     En la vida y en la muerte ampáranos, Madre Nuestra.

 

 

MISTERIOS GOZOSOS

Para lunes y jueves

 

1.                  La anunciación del Angel a la Virgen María y la encarnación del Hijo de Dios (Lc. 1,38)

2.                  La visita de María Santísima a su prima Santa Isabel (Lc. 1,39)

3.                  El nacimiento de Jesucristo, en el portal de Belén (Lc. 2,7)

4.                  La presentación del Niño Jesús en el Templo (Lc. 2, 34-35)

5.                  El Niño Jesús perdido y hallado entre los doctores del Templo (Lc. 2,52)

 

MISTERIOS DOLOROSOS

Para martes y viernes

 

1.                  La oración y agonía de Jesús en el Huerto de los Olivos (Mt. 26,40)

2.                  La flagelación de Jesús en el pretorio de Poncio Pilatos (Mc. 15,15)

3.                  La coronación de espinas a Nuestro Señor Jesucristo (Jn. 19,2-3)

4.                  Jesús cargando la pesada cruz va camino al calvario (Mc. 15, 21-22)

5.                  La crucifixión y muerte de Nuestro Señor Jesucristo (Lc. 23, 32-46)

 

MISTERIOS GLORIOSOS

Para miércoles, sábado y domingo

 

1.                  La triunfante resurrección de Jesucristo de entre los muertos (Lc. 24, 33-34)

2.                  La admirable ascensión de Jesucristo a los cielos (Mc. 16,19-20)

3.                  La venida del Espíritu Santo sobre los apóstoles y la Santísima Virgen María (Hechos, 1,8)

4.                  La asunción de María Santísima a los cielos (Jn. 19,26-27)

5.                  La coronación de María Santísima como reina y Señora de todo lo creado ( Segunda carta de San Pablo, 5,16-17)

 

LETANIAS DE LA SANTISIMA VIRGEN

 

Señor, ten piedad de nosotros.

Cristo, ten piedad de nosotros.

Señor, ten piedad de nosotros.

Cristo, óyenos.

Cristo, escúchanos.

Dios Padre Celestial, ten piedad de nosotros.

Dios Hijo, Redentor del mundo, ten piedad de nosotros.

Dios Espíritu Santo, ten piedad de nosotros.

Santísima Trinidad, que eres un solo dios, ten piedad de nosotros.

Santa María, ruega por nosotros

Santa Madre de Dios,

Santa Virgen de las vírgenes,

Madre de Cristo,

Madre de la Divina Gracia,

Madre purísima,

Madre castísima,

Madre sin mancha,

Madre que has permanecido virgen,

Madre inmaculada,

Madre amable,

Madre admirable,

Madre del buen consejo,

Madre del Creador,

Madre del Salvador,

Virgen prudentísima

Virgen venerable,

Virgen laudable,

Virgen poderosa,

Virgen fiel,

Trono de sabiduría,

Espejo de justicia,

Causa de nuestra alegría,

Vaso espiritual de elección,

Vaso honorable,

Vaso precioso de devoción,

Rosa mística,

Torre de David,

Torre de marfil,

Casa de oro,

Arca de la alianza,

Puerta del cielo,

Estrella de la mañana,

Salud de los enfermos,

Refugio de los pecadores,

Consoladora de los afligidos,

Auxilio de los cristianos,

Reina de los ángeles,

Reina de los patriarcas,

Reina de los profetas,

Reina de los apóstoles,

Reina de los mártires,

Reina de los confesores,

Reina de las vírgenes,

Reina de todos los santos,

Reina concebida sin mancha del pecado original,

Reina llevada al cielo,

Reina del Santísimo Rosario,

Reina de la paz,

-                     Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo.  Perdónanos Señor;

-                     Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo.  Óyenos, Señor;

-                     Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo.  Ten piedad de nosotros.

 

-          Ruega por nosotros Santa Madre de Dios

-                     Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Jesucristo.

 

OREMOS:

Te pedimos, Señor, que nosotros tus hijos, gocemos siempre de salud de alma y cuerpo; y por la intercesión de la bienaventurada siempre Virgen María líbranos de las tristezas de este mundo, y llévanos a gozar de las eternas alegrías del cielo.  Por Jesucristo Nuestro Señor.  Amén.

 

DIOS TE SALVE REINA

 

Dios Te Salve Reina y Madre de misericordia, vida y dulzura y esperanza nuestra; Dios Te Salve a Ti clamamos los desterrados, hijos de Eva, a Ti suspiramos gimiendo y llorando, en este valle de lágrimas.  Ea, pues Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos, y despúes de este destierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre.  Oh Clemente, oh piadosa, oh dulce siempre Virgen María.  Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas y gracias de Dios Nuestro Señor Jesucristo.  Amén

 

BENDITA SEA TU PUREZA

 

Bendita sea Tu Pureza y eternamente lo sea, pues todo un Dios se recrea en tan graciosa belleza.  A Ti celestial Princesa, Virgen Sagrada María, yo te ofrezco desde este día alma, vida y corazón.  Mírame con compasión.  No me dejes Madre mía, ahora y en la última agonía de mi muerte, sed mi amparo y protección.   Amén.

 

 

NOVENA EN HONOR DE NUESTRA SEÑORA DE LA NATIVIDAD

 

ORACION PARA TODOS LOS DIAS

 

Oh Santa y celestial Señora, predestinada para ser la Madre del Redentor y la Augusta Medianera de los pecadores, mira aquí postrado a tus plantas a un ingrato que acude a Ti implorando piedad.

Comprendo, Madre mía, que tu misericordia es grande y que no rehusas prestar tu ayuda al que con confianza se encomienda a Ti, oh María, océano de todas las gracias.

Oh Virgen de Natividad, esperanza y consuelo de los afligidos mortales, dulzura en las penas y auxilio en las necesidades, socórreme en las presentes circunstancias y alcánzame de Dios aquello que conoces me es necesario para la vida presente, si es que no ha de ser obstáculo para servir a Dios.  Así sea.

 

DIA PRIMERO

 

Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos, líbranos Señor, Dios Nuestro.

+          En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.  Amén

 

ORACION

 

Oh Virgen sin igual, por la predilección eterna con que Dios te tuvo presente en su inteligencia divina, aún antes de que vinieses a este mundo, constituyéndote así en la Hija amantísima de Dios padre, te ruego me alcances la gracia de ser hijo fiel de Dios a quien amo y deseo servir toda mi vida.  Así sea.

-                     Canto

-          Rezar tres Ave Marías. 

-                     Jaculatoria: Virgen Santísima de Natividad, ruega por nosotros.

 

ORACION FINAL PARA TODOS LOS DÍAS

 

Oh María de Natividad, Protectora especialísima de los necesitados pecadores, reblandece la dureza de mi alma con la dulzura y suavidad de tu mirada; enséñame a perdonar las injurias y a amar a mis enemigos con la sonrisa inefable de tus labios, hazme comprender, por la blancura de tu rostro virginal, la necesidad que tiene mi alma de la gracia divina; enséñame a despreciar las vanidades de este mundo por la corona que llevas en tus sienes, gobiérname como a hijo amoroso y vasallo fiel, con el cetro que tienes en tu diestra; cobíjame bajo la amplitud de tu manto y llévame de la mano al amor y servicio perfecto de Jesucristo Tu Hijo, que vive y reina por los siglos de los siglos.  Amén.

 

 

DIA SEGUNDO

 

ORACION

 

Oh María, por la inmensa dignidad con que Dios te revistió haciéndote Madre de Dios, dígnate recibir de labios de este hijo pecador e ingrato la más insignificante alabanza por haberte colmado Dios de todos los dones y gracias de que pudo disponer para embellecerte oh Madre de Dios y Madre mía.  Así sea.

 

-                     Canto

-                     Rezar tres Ave Marías

-                     Jaculatoria

-                     Oración final

 

DIA TERCERO

 

ORACION

 

Oh María, la predilección divina te llenó de gracia y el milagro de amor del Espíritu Santo te convirtió en su Esposa virginal, proviniendo de esta inefable maravilla el fruto bendito de Redención, para nosotros pecadores, Jesucristo Salvador nuestro.

Por esta nueva prerrogativa que Dios entregó a tu alma, dígnate aceptar nuestras alabanzas y la súplica que hacemos de que Dios viva siempre en nuestras almas por medio de la gracia convirtiéndolas en templos vivos del Espíritu Santo.  Así sea.

-          Canto

-                     Tres Ave Marías

-                     Jaculatoria

-                     Oración final

 

DIA CUARTO

 

ORACION

 

Oh María, Madre de Cristo Redentor, por tu medio fue posible que Dios reconquistase las almas perdidas por el pecado, constituyéndote en la Medianera de todas las gracias.

Por esta causa acudo hoy a Ti para suplicarte la inefable gracia de la correspondencia a la Redención de Nuestro Señor, a fin de que no se pierdan en mí los frutos de la Pasión de Tu Hijo Jesús y los sufrimientos de Tu Corazón, oh María, Reina de las gracias.  Así sea.

 

-                     Canto

-                     Tres Ave Marías

-                     Jaculatoria

-                     Oración final

 

DIA QUINTO

 

ORACIÓN

 

            Santísima Virgen María, el sol que nos trajo la alegría de tu nacimiento a este mundo, nos trajo también la esperanza segura de salvación para nosotros pecadores, por eso te cantamos en esta piadosa Novena.  Refugio de pecadores, para que conserves en nuestros corazones la alegría y esperanza de conseguir de tus manos protectoras el amparo en nuestras flaquezas y la salvación para la eternidad.  Así sea.

 

-                     Canto

-                     Tres Ave Marías

-                     Jaculatoria

-                     Oración final 

 

 

DIA SEXTO

 

ORACIÓN

 

            Oh María, escogida por Dios para cumplir la nobilísima Misión de Madre de los hombres, haz que guarde siempre en mi alma el amor perfecto y perseverante hacia Ti y la confianza ciega en Tu protección maternal.

            Guárdame en tu regazo y guíame de la mano por el camino del servicio a Dios en esta vida para poder ir al cielo a contemplar tu rostro divinal, oh Madre de Dios y Madre mía.  Así sea

 

-                     Canto

-                     Tres Ave Marías

-                     Jaculatoria

-                     Oración final

 

DIA SEPTIMO

 

ORACION

 

            Virgen de Natividad, que durante todos los instantes de tu vida mortal y desde el cielo has cumplido perfectamente tu Vocación de Madre de Jesucristo, Medianera de las gracias y Madre de los hombres, suplico tu valimento ante Dios para conseguir las gracias indispensables para el cumplimiento alegre y cristiano de las obligaciones de mi estado y Vocación.  Así sea.

 

-                     Canto

-                     Tres Ave Marías

-                     Jaculatoria

-                     Oración final

 

 

DIA OCTAVO

 

ORACIÓN

 

            Oh María, por la hermosura de Inocencia con que Dios adornó tu alma y con la que resplandeció tu Santa Vida, te ruego, Virgen sin mancilla, guardes mi alma de todo cuanto pueda mancharla y me ayudes a amar y practicar en toda mi vida la virtud angelical de la Pureza.  Así sea.

 

-                     Canto

-                     Tres Ave Marías

-                     Jaculatoria

-                     Oración final

 

 

DIA NOVENO

 

ORACION

 

            Oh María, tu Natividad constituyó el triunfo para Dios y para el hombre, en cambio fue la derrota para el demonio y el infierno, pues así empezó la obra misericordiosa de Dios rescatando de las garras del demonio a aquellas almas que sin Redención se hubiesen perdido irremisiblemente.

            Oh Reina de las Victorias, gobiérname bajo tu cetro y condúceme por el camino seguro de la salvación en donde pueda yo cantar tus alabanzas y gozar de las glorias celestiales por toda la eternidad.

 

-                     Canto

-                     Tres Ave Marías

-                     Jaculatorias

-                     Oración final

 

 

MAGNIFICAT

 

            “MI ALMA GLORIFICA AL SEÑOR y mi espíritu se alegra en Dios mi Salvador porque se ha dignado mirar en la humildad de su esclava, por eso desde ahora todas las generaciones me llamarán BIENAVENTURADA, porque ha hecho en mí maravillas el Poderoso.

            SANTO ES SU NOMBRE y su misericordia alcanza de generación en generación a los que le temen.

            DESPLEGÓ LA FUERZA DE SU BRAZO dispersó a los que son soberbios en su propio corazón.

            Derribó a los potentados de sus tronos y exaltó a los humildes.  A los hambrientos colmó de bienes y despidió a los ricos sin nada.

            ACOGIO A ISRAEL SU SIERVO acordándose de su misericordia –como había anunciado a nuestros padres- a favor de Abraham y su linaje por los siglos” San Lucas 1; 45, 65

 

ACORDAOS

 

Acordaos, oh piadosísima Virgen María, que no se ha oído hasta ahora que ninguno que recurriese a tu patrocinio, implorando tu auxilio o pidiendo tu socorro haya sido desamparado.  Yo hijo del pueblo tabacundeño que tanto te amo, te suplico alcances de tu Divino Hijo:  el perdón en todas nuestras culpas, el remedio en todas nuestras enfermedades, el consuelo en todas nuestra aflicciones, la prosperidad en todas nuestras empresas, el alivio y descanso de las benditas almas del Santo Purgatorio, al fin de que todo el mundo sepa que vos, Madre mía, eres el infalible amparo de tus devotos.           Amén

 

CANTOS A LA SANTISIMA VIRGEN

 

1.         VIRGEN SANTÍSIMA DE NATIVIDAD

 

Virgen Santísima de Natividad

Ruega por nosotros pecadores

 

Mira a tus hijos que vienen hacia Ti,

implorando humildes, tus favores.

 

Mira a tu pueblo que un día te aclamó

como Reina y Madre protectora

 

Madre ilumina la fe de nuestro hogar

con divina luz del Evangelio

 

Guía, Señora, a nuestra juventud

con las enseñanzas de Jesús

 

Llévanos, Madre, al servicio de Jesús

con la firme ayuda de tu mano.

 

Nuestros enfermos imploran tu favor

Madre, que conoces el dolor.

 

Ruega a Tu Hijo, pues soy un pecador,

ahora y en la hora de mi muerte.

 

Danos, Señora, tu Santa Bendición

todos los momentos de la vida

 

Hoy te rogamos tu Santa protección

para todas nuestra familias

 

Danos oh Madre, segura protección

bajo el amplio manto de tu amor.

 

2.                  DIOS TE SALVE, MARIA

 

Dios te salve, María

llena eres de gracias,

el Señor es contigo

nos dé su gracia.

Aurora divina,

Madre de piedad;

encanto y delicia

de la Trinidad.

 

Hermosa María

luz del alma mía,

espejo sin mancha

fuente cristalina

 

A tu amparo vengo,

buscando piedades;

Reina del Rosario,

no nos desampares.

 

3.                  GLORIOSA MARIA

 

Gloriosa María

Madre de mi dios,

oye los gemidos

de este pecador

 

En el trance amargo

lleno de aflicción

cuando de la muerte

me asalte el horror.

 

Cuando a mi agonía

el demonio atroz

arme fuerte guerra

por mi perdición.

 

Cuando mis pecados

con fiero rigor

atormenten crueles

mi imaginación.

 

Virgen Soberana

Madre de mi Dios

en cuya presencia

no hay tribulación.

 

4.                  SALVE, SALVE, GRAN SEÑORA

 

Salve, salve, Gran Señora

Salve Poderosa Madre,

Salve, Emperatriz del cielo

Hija del Eterno Padre.

 

Templo de la Trinidad

y puerta del cielo abierta

que para que todos entren

descendiste hasta la tierra

 

Madre tan grande y sublime

tan soberana y excelsa,

que hacerte mayor no puede

ni Dios con su Omnipotencia

 

Madre piadosa que siempre

el ser madre desempeñas

en los conflictos prestando

favores a manos llenas

 

Pues nadie se ha de salvar

sin que tu amor intervenga

en tus manos desde ahora

mi espíritu se encomienda

 

5.                  CON DULCE AMOR CADA DIA

 

Con dulce amor cada día

y con tierno corazón

rezaré con devoción

el Rosario de María

 

Al divino Sacramento

alabe todo mortal

y a María concebida

sin pecado original

 

Si de Dios la Omnipotencia

os crió bella y sin mancha

nuestra devoción repita

María, Madre de Gracia.

 

Piadosísima Princesa

de los cristianos victoria

a vuestros hijos miradnos,

Madre de Misericordia

 

6.                  A TU AMOR NOS ACOGEMOS

 

A tu amor nos acogemos

María, ruega por nos.

 

Salve, Salve, cantaban, María

que más pura que Tú, solo Dios

y en el cielo una voz repetía:

más que Tú solo Dios, solo Dios.

 

Con torrentes de luz que te inundan

los arcángeles besan tu pie,

las estrellas tu frente circundan

y hasta Dios complacido te ve.

 

Pues llamándote pura y sin mancha

de rodillas los mundos están,

y tu espíritu arroba y ensancha

tanta fe, tanto amor, tanto afán.

 

Ay bendito el Señor que en la tierra

pura y limpia te quiso formar

como forma diamantes la sierra,

como cuaja las perlas el mar

 

Y al mirarte entre el ser y la nada

modelando tu cuerpo exclamó:

“Desde el vientre será Inmaculada

si del suyo nacer debo Yo”

 

7.                  TE ACLAMAMOS

 

Te aclamamos, oh María

Madre del pueblo de Dios

 

            Oh María que aceptaste

la Palabra del Señor;

Tú eres Madre de la Iglesia,

Madre del pueblo de Dios.

 

Oh María que creíste

las promesas de Yavé

hoy tus hijos te aclamamos

como Madre de la fe.

 

Tu guardaste la Palabra

en el gozo y el dolor

que nosotros respondamos

con la misma fe y amor.

 

Oh María que aceptaste

la Palabra del Señor

que aceptemos el mensaje

de tu Hijo el Salvador.

 

8.                  OH MADRE MIA

 

Oh Madre mía, que estás en los cielos

envía consuelos a mi corazón;

//Y cuando triste llorando te llame

Tu mano derrame feliz bendición//

 

Luna bella de eternos fulgores

manojo de flores de aroma inmortal;

embalsame mi pecho doliente,

//y alumbre mi mente

tu luz celestial//

 

En ti sola abrigue confianza

mi dulce esperanza fijé toda en ti;

siempre oh Madre tu amparo reciba

//en tanto viva

amándote aquí//

 

9.                  VUELVE SEÑORA TUS OJOS

 

Vuelve Señora tus ojos

llenos de misericordia

 

De cuantos a tus umbrales

suspiran, gimen y lloran

 

Por el alto privilegio

de tu concepción dichosa

 

Porque naciste al mundo

cándida y brillante aurora

 

Porque con vuestra hermosura

al mismo Dios aficionas

 

Porque jamás desamparas

a cuántos tu nombre invocan.

 

10.              AVE AVE GRACIA PLENA

 

Ave, Ave, gracia plena,

Ave, dichosa María

en los cielos y en la tierra

alabemos a María

 

Mar de consuelo es María

muro de la Santa Sión

maestra de grandes virtudes

Madre eres del pecador

 

Aurora que anuncias dichas,

arca de la salvación

alegría de los justos

amparo del pecador

 

Reina misericordiosa

rayo del eterno sol

remedio en toda dolencia

refugio del pecador

 

11.              SI YO TE AMO DULCE MADRE

 

Si yo te amo dulce Madre,

si yo te amo, saber quieres,

a una Madre cual Tú eres

quién su amor ha de negar

 

Pero, más amarte quiero

y que te amen a porfía

quiero amarte, Madre mía

más y más te quiero amar

 

Quiero Virgen venerarte

de tu amor ser prisionero

y a tu trono elevar quiero

un suavísimo cantar

 

Hasta que este se confunda

con la eterna melodía

quiero amarte, Madre mía

más y más te quiero amar

 

En el llanto, en los afanes

eres paz y dulcedumbre

luna hermosa de alba lumbre

en la noche del pesar

 

Toda vez que en Ti yo pienso

me enajena la alegría

quiero amarte, Madre mía

más y más te quiero amar

 

12.              OH MARIA, MADRE MIA

 

Oh María, Madre mía

oh consuelo del mortal

amparadme y guiadme

a la patria celestial

 

Con el ángel de María

las grandezas celebrad

transportados de alegría

sus finezas publicad.

 

Quien a Ti ferviente clama

halla gloria en el penar

pues tu nombre luz derrama

gozo y bálsamo sin par.

 

De sus gracias tesorera

te nombró tu Redentor

con tal Madre Mediadora

no, no temas, pecador.

 

Pues te llamo con fe viva

muestra, oh Madre, tu bondad,

a mí vuelve compasiva

esos ojos de piedad

 

Hijo fiel, quisiera amarte

y por Ti solo vivir

por premio de ensalzarte

aclamándote morir.

 

Del Eterno las riquezas

por Ti logre disfrutar

y contigo sus finezas

mil mil mil siglos cantar.

 

13.              SANTA MARIA DEL CAMINO

 

Ven con nosotros a caminar

Santa María , ven.

 

Mientras recorres la vida

tú nunca solo estás,

contigo por el camino

Santa María va.

 

Aunque te digan algunos

que nada puede cambiar,

lucha por un mundo nuevo,

lucha por la verdad.

 

Si por el mundo los hombres

sin conocerse van,

no niegues nunca tu mano

al que contigo está.

 

Aunque parezcan tus pasos

inútil caminar,

Tú vas haciendo caminos,

otros lo seguirán.

 

14.              EL SEÑOR HIZO EN MI,  MARAVILLAS

 

 

El Señor hizo en mí maravillas,

Gloria al Señor.

 

Mi alma engrandece al Señor

se alegra mi espíritu en Dios mi Salvador.

 

 Pues miró la pequeñez de su esclava,

desde ahora los siglos me dirrán BIENAVENTURADA.

 

El Poderoso hizo en mí maravillas

y santo es su nombre.

 

 Su amor se extiende por siempre

sobre los que le veneran.

 

Desplegando el poder  de su brazo

aniquila a los soberbios.

 

Depone a los potentados de sus tronos

y encumbra a los humildes.

 

Colma de bienes a los hambrientos

y despide a los ricos

con las manos vacías.

 

Ha escogido A ISRAEL SU SIERVO

recordando su amor,

según lo prometiera a nuestros padres

en favor de Abraham,

 y su descendencia para siempre.

 

Gloria la Padre, al Hijo

y al Espíritu

desde ahora para siempre

por los siglos de los siglos.

 

 

15.              JUNTO A TI MARIA

 

Junto a ti María, como un niño quiero estar,

tómame en tus brazos, guíame en mi caminar.

Quiero que me eduques, que me enseñes a rezar,

hazme transparente, lléname de paz.

 

/Madre, Maa-dre, Madre, Maa-dre/

 

Gracias, Madre mía, por llevarnos a Jesús;

haznos más humildes, tan sencillos como tú.

Gracias, Madre mía, por abrir tu corazón,

porque nos congregas, y nos das tu amor.

 

16.              MADRE DE LOS JOVENES

 

Madre, óyeme, mi plegaria es un grito en la noche,

Madre, mírame en la noche de mi juventud;

Madre, sálvame, mil peligros acechan mi vida,

Madre, lléname de esperanza, de amor y de fe;

Madre, guíame, en las sombras no encuentro el camino,

Madre, llévame, que a tu lado feliz cantaré.

 

/Virgen tú eres la Madre,

Madre de la juventud./

 

Madre, una flor, una flor con espinas es bella,

Madre, un amor, un amor que ha empezado a nacer;

Madre, sonreír, sonreír aunque llore en el alma,

Madre, construir, construir aunque vuelva a caer.

Madre, solo soy el anhelo y la carne que luchan,

Madre, tuyo soy, en tus manos me vengo a poner.

 

17.              ARCILLA ENTRE TUS MANOS

 

Eres Madre muy sencilla, criatura del Señor,

Virgen pobre, Madre mía, llena de gracia y amor.

Fuiste arcilla entre sus manos y el Señor te modeló,

aceptaste ser su esclava, siempre dócil a su voz.

 

/Yo quiero ser, arcilla entre sus manos,

yo quiero ser vasija de su amor;/

quiero dejar lo mío para El, para El.

 

Yo quiero ser…

 

No entendías sus palabras, pero respondes con fe,

no dejas que su amor te guíe, confiando siempre en El.

Por su espíritu de vida te dejaste transformar,

te abandonas en sus manos, para hacer su voluntad.

 

18.              PASILLO A LA VIRGEN

 

He oído en la montaña, la voz del arroyuelo,

cuando levanta al cielo, su plácido rumor,

he oído en la espesura la cántiga del ave,

cuando con su voz suave, bendice a su Creador.

Más eso es menos dulce, que el eco de tu nombre,

cuando te invoca el hombre con voz del corazón.

 

/Tu nombre es el más dulce, bellísima María,

tu nombre es melodía, tu nombre es bendición/

 

He oído en los susurros del ave entre las flores,

que cantan sus amores, con quejumbrosa voz,

he oído el eco vago, que eleva en la montaña,

la mística campana vocera de su Dios.

Más eso es menos dulce que el nombre de la bella,

Purísima Doncella, consuelo del mortal.

 

19.              MARIA MUSICA DE DIOS

 

Me quedé sin voz, con qué cantar,

Y mi alma vacía, dormida se quedaba;

Y pensé para mí, me pondré en sus manos,

Manos de Madre, me dejaré en su amor.

 

/Y tú María, hazme música de Dios,

y tú María, anima tú las cuerdas de mi alma,

aleluya, amén/

 

María, acompaña tú en mi caminar,

yo solo no puedo, ayúdame a andar.

Y pensé para mí, me pondré en sus manos,

manos de Madre, me dejaré en su amor.

 

20.              MARÍA LA MADRE BUENA

 

Cuántas cosas en la vida, nos ofrecen plenitud,

y no son más que mentiras, que desgarran la inquietud;

Tú has llenado mi existencia al quererme de verdad,

yo quisiera Madre buena amarte más.

 

En silencio escuchabas la Palabra de Jesús,

y la hacías pan de vida, meditando en tú interior.

la semilla ya ha caído, ya germina, ya está en flor,

con el corazón en fiesta cantaré.

 

Ave María, Ave María.  Ave María, Ave María.

 

Desde que yo era muy niño, has estado junto a mí,

y guiado de tú mano, aprendí a decir sí.

Al calor de la esperanza nunca se enfrió mi fe,

y en la noche más oscura fuiste luz.

 

No me dejes Madre mía, ven conmigo a caminar,

quiero compartir mi vida, y crear fraternidad.

Muchas cosas en nosotros son el fruto de tu amor,

la plegaria más hermosa cantaré.

 

21.              HOY HE VUELTO MADRE

 

Cuántas veces siendo niño te recé,

con mis besos te decía que te amaba;

poco a poco, con el tiempo alejándome de ti,

/por caminos que se alejan me perdí/

 

Hoy he vuelto, Madre, a recordar

Cuántas cosas dije ante tú altar,

Y al rezarte, puedo comprender,

/que una Madre no se cansa de esperar/

 

Al regreso me encendías una luz,

sonriendo, desde lejos, me esperabas;

en la mesa la comida aún caliente y el mantel

y tu abrazo en mi alegría de volver.

 

Aunque el hijo se alejara del hogar,

una Madre siempre espera su regreso;

que el regalo más hermoso

que a los hijos da el Señor,

/es su Madre y el milagro de su amor/.

 

22.              HOY TE QUIERO CANTAR

 

Hoy te quiero cantar, hoy te quiero rezar,

Madre mía del cielo.

Si en mi alma hay dolor, busco apoyo en tu amor

y hallo en ti mi consuelo.

 

Hoy te quiero cantar, hoy te quiero rezar;

Mi plegaria es canción.

/yo te quiero ofrecer, lo más bello y mejor,

que hay en mi corazón/.

 

 

Porque tienes a Dios, porque tienes a Dios

Madre todo lo puedes.

Soy tu hijo también, soy tu hijo también

y por eso me quieres.

 

Dios te quiso elegir, Dios te quiso elegir,

como puente y camino,

que une al hombre con Dios, que une al hombre con Dios,

en abrazo divino.

 

23.              MAMA NATI

 

Virgencita, Madre nuestra,

Virgen de Natividad,

el mundo tu amor encuentra

Madre de la humanidad.

 

Mama Nati te llamamos,

Con respeto y humildad,

Y así mismo te alabamos

Madre amor, Madre bondad.

 

Día y noche nos bendices,

nos cobijas con tu amor;

si estoy solo me protejes,

a todos das tu candor.

 

Madrecita dulce y buena,

que prodigas comprensión;

si la pena nos domina,

tu amor cura la aflicción.

 

Eres remedio infalible

para toda enfermedad,

Madre la insustituible,

Virgen de Natividad.

 

Mama Nati, Madre mía,

escucha mi canto, oración,

y en mi última agonía

cúbrame tu bendición.

 

24.              VIRGEN DE NATIVIDAD

 

Desde el primer destello

de la albura matinal

hasta cuando dormir llama

la penumbra nocturnal,

Mama Nati, tú nos guías

por el largo caminar.

 

Mil palabras no me bastan

Virgencita de bondad

para cantar y alabarte

con amor, con humildad;

y por siempre agradecerte

tu infinita caridad.

 

Desde la remota historia

nuestro pueblo te encargó

que tú seas, Madrecita,

guardiana de nuestra fe,

pues proclamas la victoria

sobre el pecado y el mal.

 

Gracias digo, Virgencita,

tanto amor y protección

que tu manto generoso

a todo mundo cubrió;

porque eres puerta del cielo,

y allá nos invita tu voz.

 

25.              VIRGENCITA MILAGROSA

 

Virgencita milagrosa, Virgen de Natividad

a Ti evoco mi plegaria,

suplicante yo te imploro

en mis horas de dolor,

/no me niegues tu piedad/

 

De tus hijos la elegida,

Madre Santa y generosa

 llego a ti porque eres buena

gracias doy por tus favores,

Que tú mano protectora,

siempre ha puesto en mi existir

ablandando este calvario,

prodigándome tú amor,

Virgencita milagrosa, Virgen de Natividad

 

 

 

 



[1]  En el trabajo Apuntes Monográficos del Cantón Pedro Moncayo, Revista Cincuentenario, 1962, el Padre Mateo María Mera incluye un dato sobre la llegada de la Santísima Virgen de Natividad a Tabacundo que más que un hecho histórico parecería de leyenda, razón por la cual hemos tomado para esta relación documental el dato aproximado de la llegada y la razón por la que se cree se le puso el nombre de la Natividad.

[2] La Historia de los Pueblos, PUGA, Miguel Angel, Ediciones Doble Vía, 2001, pág.158

[3] Ibid, pág. 164

[4] De Siglo a Siglo, PUGA, Miguel Angel, Ediciones La Esquina, 1988, pág. 11

[5] El Padre Mateo Mera dice que la Virgen de Natividad habría sido “trabajada de una troza del mismo cedro que fue trabajada la Virgen del Quinche por Diego de Robles”, Revista Cincuentenario, 1962

[6] CONDE Castillo, José P.; Novena Bíblica a la Santísima Virgen de El Quinche, 1998

[7] MATOVELLE, José Julio María; Obras Completas, 1981, pág.  439

[8] Revista Cincuentenario, 1962

[9] Ibid

[10] En la revista Nuestra Voz, de la Asociación de Tabacundeños Residentes en Quito, la licenciada Bertha Boada escribe un artículo sobre el Santuario de la Santísima Virgen de Natividad, con el asesoramiento del licenciado Carlos Yánez, Director del Museo de Arte Colonial de Quito, y en él señala que la escultura de la Santísima Virgen corresponde al siglo XVII.

[11] La Junta de la Santísima Virgen se reorganizó en 1902, según consta en los archivos parroquiales

[12] De Siglo a Siglo, PUGA, Miguel Angel, ediciones La Esquina, 1988, pág. 108

[13] En los primeros años la peregrinación se la realizaba en dos jornadas y partía desde la población de San Antonio de Pichincha, siguiendo la ruta de la caminata Mojanda Arriba, hasta la parroquia Malchinguí.  Allí los exhaustos caminantes pernoctaban para continuar con la peregrinación al siguiente día.  Sin embargo para facilitar una mayor participación y promover la peregrinación los organizadores decidieron realizar la caminata en una sola jornada y por la ruta que siguen los caminantes que viajan al Quinche, hasta Guayllabamba, en donde se continúa por el ramal de la Panamericana Norte hasta Tabacundo.  Adicionalmente a la peregrinación de los residentes en Quito, los socios de la Compañía de transporte urbano Translatinos de Quito realizan también una peregrinación hacia el Santuario de Mama Nati y ofrecen una festividad a la Santísima Virgen el domingo siguiente a la festividad del 23 de noviembre

[14] De siglo a Siglo, PUGA, Miguel Angel, ediciones La Esquina, 1988

[15] Ibid, pág. 11

[16] Ibid, pág. 60

[17] Decreto suscrito por Monseñor Antonio González, arzobispo de Quito, el 23 de noviembre de 1987

 

:: Volver a la página anterior ::

 

:: Ver todos las advocaciones publicadas ::

 

Libreria

 

499648 lecturas.

 [ Index Home  ]  [ Las Coronas de María  ]  [ La Devoción a María  ]  [ María en la Biblia  ]  [ María en la Iglesia  ]

[ María y los Santos  ]  [ María entre nosotros  ]  [ Canal Youtube  ] [ Mapa del sitio  ]

[ Sobre esta web  ] [ Publica tu Testimonio ] [ Firma el Libro de visitas ] [ Contacto ]