" “Yo te daré la Maestra, bajo cuya disciplina podrás llegar a ser sabio, y sin la cual toda sabiduría se convierte en necedad”." ( San Juan Bosco )

[ ]    María Madre de Dios ::  Documentos    [ ]

 

Carta Apostólica con ocasión del Cuarto Centenario de la Union de Brest

SS. Juan Pablo II

  12 de noviembre de 1995

Una memoria confiada a María

13. No dejemos de confiar el anhelo hacia la plena unidad de los cristianos a la Madre de Cristo, siempre presente en la obra del Señor y de su Iglesia. El capítulo VIII de la constitución dogmática Lumen gentium la muestra como la mujer que nos precede en nuestro camino de fe sobre la tierra, tiernamente presente en la Iglesia, la cual, al final del segundo milenio, se esfuerza por restablecer entre todos los creyentes en Cristo la unidad que el Señor quiere para ellos. Ella es Madre de la unidad, porque es Madre del único Cristo. Si por obra del Espíritu Santo dio a luz al Hijo de Dios, que de ella recibió el cuerpo humano, María desea ardientemente la unidad visible también para todos los creyentes que forman el Cuerpo místico de Cristo. Estamos seguros de que la veneración a María, que une con tanta fuerza a Oriente y Occidente, contribuirá a la unidad.

La Virgen santísima, ya presente por doquier en medio de nosotros, en tantos edificios sagrados y en la vida de tantas familias, habla incesantemente de unidad, por la cual intercede sin cesar. Si hoy, al conmemorar la Unión de Brest, recordamos qué maravillosos tesoros de veneración ha sabido reservar a la Madre de Dios el pueblo cristiano de Ucrania, no podemos por menos de sacar de la admiración por la historia, la espiritualidad y la oración de esos pueblos, las consecuencias para la unidad que están tan íntimamente vinculadas a esos tesoros.

María, que ha inspirado en la prueba a padres y madres, jóvenes, enfermos y ancianos; María, columna de fuego capaz de guiar a tantos mártires de la fe, está actuando sin duda para preparar la anhelada unión de todos los cristianos: con vistas a ella, la Iglesia greco-católica en Ucrania tiene ciertamente un papel que desempeñar.

A María la Iglesia expresa su acción de gracias y le pide que nos haga partícipes de su solicitud por la unidad: abandonémonos a ella con confianza filial, para volvernos a encontrar con ella donde Dios será todo en todos.

.:: Volver al Índice de Documentos publicados completos ::.

:: Volver a la página anterior ::

 

34187 lecturas. 

 [ Index Home  ]  [ Las Coronas de María  ]  [ La Devoción a María  ]  [ María en la Biblia  ]  [ María en la Iglesia  ]

[ María y los Santos  ]  [ María entre nosotros  ]  [ Canal Youtube  ]  [ Sobre esta web  ]  [ Mapa del sitio  ]  [ Contacto ]