" “Busquemos acercarnos a la Inmaculada con la oración y la penitencia. Si en nuestros corazones arde el amor por ella, con el amor nos vendrán todos los bienes”." ( San Maximiliano Maria Kolbe )

458 [ ]  Coronas de María ::  Títulos   [ ]

 

Referencia a Títulos Marianos

 

En los Sacerdotes, Obispos y Teólogos

 

Como María

 

 P. Luis de Moya - (1953- )

Sacerdote. Es Capellán en la Universidad de navarra.

  ( Leer historia de P. Luis de Moya  )

 

 

Reflexión en el dia de Nuestra Señora del Carmen (16/07/2010)

Celebramos en este día a nuestra Madre del Cielo, Santa María. Y los versículos de san Mateo que hoy nos ofrece la Iglesia parecen ideales para que consideremos la grandeza de la Madre de Dios y Madre nuestra. Como sabemos, esa alabanza de Jesucristo, que parece dejar de lado precisamente a su Madre, es, sin embargo, la proclamación pública –para siempre ya, imborrable en su Evangelio– de la excelencia sin igual de María Santísima. La llena de Gracia, que había consentido dócilmente a cuanto Dios quisiera de Ella, era por antonomasia la destinataria primera de la alabanza que hace Jesús: todo el que hace la voluntad de mi Padre que está en los Cielos, ése es mi hermano y mi hermana y mi Madre. Nadie como Ella, en efecto, había querido y sabido cumplir la voluntad de nuestro Padre que está en los Cielos.

        Pero, aprovechemos esta celebración para brindar a María nuestro deseo eficaz de cooperar, con Ella, en el ofrecimiento de nuestro mundo a Dios. Ante todo, es necesaria la entrega del corazón. Que nuestros afectos se dirijan al Señor y que alentemos propósitos de servirle; de buscar que otros quieran poner también a Dios en el centro de sus vidas. Queramos que nuestros sentimientos, como los suyos, deseen ver a Dios –Amor nuestro– honrado y amado por los corazones de todos los hombres. Buscaremos, entonces, que los amigos y conocidos nuestros concreten pautas de vida que sean manifestación de su piedad: señales eficaces de que desean amar a Dios sobre todas las cosas. La contemplación de esa relación de María con Dios y de Dios con Ella será, sin duda, estímulo animante para cada uno, para todos.

        Ave María!, escucha la doncella de Nazaret. Un ángel –¡nada menos!– de parte de Dios se dirige a María. Lo cual indica la categoría del mensaje, la categoría de quien lo recibe y de su autor: la Trinidad Beatísima. Y Dios nos habla también a cada uno del mejor modo, según nuestras personales circunstancias. Fácilmente sabemos lo que nos dice Dios y, sobre todo, que es Él, quien se dirige a cada uno: un suceso que nos hace pensar..., una lectura, una conducta, un comentario, una festividad como la de hoy... Algo, en suma, que nos interpela y nos sitúa ante Dios, conocedor de las conciencias. Pero volvamos a contemplar a nuestra Madre, con la ilusión de volcarnos en afectos agradecidos a Dios, por su bondad con los hombres, y a Ella, por haber correspondido al requerimiento divino, siendo el origen de tanto bien para la humanidad, y por el ejemplo de docilidad a Dios que nos ofrece.

        Con mucha frecuencia valdrá la pena hacer así la oración: contemplando, pidiendo, tal vez, únicamente amor: más amor, que sea eficaz –con obras– a Dios mismo y a Santa María. Fijémonos en Nuestro Padre del Cielo cuando se dirige a María. Lo hace con un saludo amable y optimista, antes de manifestar su deseo imperioso con toda la grandeza que contiene. Así actúa también Dios con cada uno. Para Él siempre somos niños. ¡Qué queramos, siempre también, ser niños y nada más en la presencia de nuestro Dios. Y no debe asustarse el niño pequeño cuando llega su madre o su padre y lo besa. Pues así, con un beso, nos hace saber Dios su voluntad, que no será nunca una mera opción indiferente, sino la voluntad divina.

        ¿Saber que me quieres tanto, Dios mío, y... no me he vuelto loco?, solía afirmar san Josemaría. Tampoco nosotros nos queremos acostumbrar. No queremos vivir como si no tuviera importancia el amor que Dios nos tiene. Por eso agradecemos de modo expreso su cariño. Y no queremos valorar nada tanto en este mundo como ese amor. Deseamos que sea el fundamento de nuestra alegría, de nuestra seguridad en medio de todo lo negativo que pudiera venirnos en la vida, el fundamento de nuestro consuelo para los peores momentos. Que no serán otros, por cierto, que los que Dios, en su amor inmenso, tenga a bien consentir.

        Y mientras María escucha las palabras de Gabriel, nos podemos imaginar a Dios atento, pendiente de Ella, aguardando su respuesta, que tendría tanta trascendencia para los hombres. Porque le importamos mucho a Dios, tan grande es su amor por la humanidad. Diríamos que Dios había puesto mucho en juego con su plan salvador: María, llena de Gracia, concebida sin pecado para ser, así, la más digna de las madres; el Espíritu Santo dispuesto a descender sobre Ella; y el Hijo a punto de tomar carne humana en su cuerpo de mujer. Nacería luego, a los nueve meses como los demás hombres –la podría llamar verdaderamente Madre– y podría asimismo, como Hijo de Dios, llevar a cabo la Redención. Repararía con su vida, muerte y resurrección el pecado humano que nos mantenía apartados de Dios. Podríamos ser hijos de Dios.

        También nosotros deseamos vivir bien despiertos ante las realidades sobrenaturales. A nuestra medida, también hay mucho en juego con nuestra conducta: De que tú y yo nos portemos como Dios quiere —no lo olvides— dependen muchas cosas grandes, asegura el autor de Camino. Se trata de la voluntad de Dios, Omnipotente, que triunfa a través de sus hijos los hombres, y nunca hay en la voluntad divina cosas de poca importancia. Vivamos permanentemente a la luz de esta verdad luminosa y transformadora. Con este convencimiento alumbrando nuestra existencia: nuestros proyectos, nuestras dificultades, nuestras ilusiones, el presente, el futuro y el pasado. En una palabra: con la escena de la Anunciación en nuestra mente y en nuestro corazón, y queriendo hacerla vida de nuestra vida.

        No queramos que se detenga nunca en cada uno la contemplación de María, llena de Gracia. Queramos, en cambio, que sea más intensa en sus fiestas. Por su cuenta, como Madre buena, sabrá hacernos inmensamente dichosos o, lo que es lo mismo, más amantes de los planes de Dios.

 

::

Este escrito aparece publicado en Categoría : Sacerdotes, Obispos y Teólogos
  Secciones :

 ::

 

Libreria

:: Volver a la página anterior ::

 

:: Volver a Títulos ::

 

3158 lecturas. 

 [ Index Home  ]  [ Las Coronas de María  ]  [ La Devoción a María  ]  [ María en la Biblia  ]  [ María en la Iglesia  ]

[ María y los Santos  ]  [ María entre nosotros  ]  [ Canal Youtube  ] [ Mapa del sitio  ]

[ Sobre esta web  ] [ Publica tu Testimonio ] [ Firma el Libro de visitas ] [ Contacto ]