" «A nadie hallamos que, por sus merecimientos, tenga más poder para aplacar la ira del Juez que a ti, que mereciste ser madre del Redentor y del Juez» " ( San Ambrosio Autperto )

426 [ ]  Coronas de María ::  Títulos   [ ]

 

Referencia a Títulos Marianos

 

En los Sacerdotes, Obispos y Teólogos

 

La Virgen de los dolores

 

 Padre Jesús Marti Ballester - (nacido en 1921)

 Sacerdote. Licenciado en Teología por la Universidad Pontificia de Salamanca.

  ( Leer historia de Padre Jesús Marti Ballester  )

 

 

Y A TI UNA ESPADA TE ATRAVESARÁ EL CORAZON” (Lucas 2,35)

1. Fue en el momento de la cruz. Se cumplieron las palabras proféticas de Simeón, como atestigua el Vaticano II: “María al pie de la cruz sufre cruelmente con su Hijo único, asciada con corazón maternal a su sacrificio, dando a la inmolación de la víctima, nacida de su propia carne, el consentimiento de su amor”. Por eso, la Iglesia, después de haber celebrado (ayer) la fiesta de la exaltación de la Cruz, recuerda hoy a la Virgen de los Dolores, la Madre Dolorosa, también exaltada, por lo mismo que humillada con su Hijo.

2. Cuanto más íntimamente se participa en la pasión y muerte de Cristo, más plenamente se tiene parte también en su exaltación y glorificación. Vio a su Hijo sufrir y ¡cuánto! Escuchó una a una sus palabras, le miró compasiva y comprensiva, lloró con El lágrimas ardientes y amargas de dolor supremo, estuvo atenta a los estertores de su agonía, retumbó en sus oídos y se estrelló en su corazón el desgarrado grito de su Hijo a Dios: “¿por qué me has abandonado?”, oyó los insultos, comprobó la alegría de sus enemigos rebosando en el rostro iracundo de los sacerdotes y del sumo Anás y de Caifás , mientras balanceaban sus tiaras, y de los sanedritas, que se regodeaban en su aparente victoria, contempló cómo iba perdiendo el color Jesús, su querido hijo...Humanamente no se podía soportar tanta angustia. El Padre amoroso la tuvo que sostener en pie.

3. Mientras su Hijo extenuado expiraba, su corazón inmaculado y amantísimo sangraba a chorros, sus manos impotentes para acariciarle, para aliviarle, se estremecían de dolor y de pena horrorosa y su alma dulcísima estaba más amarga que la de ninguna madre en el transcurrir de los siglos ha estado y estará.¡Cuánto dolor, pobre Madre! ¡Qué parto de la iglesia tan doloroso y tan diferente de aquélla noche de Belén! Al fín, inclinó la cabeza y el Hijo expiró. Y nacimos nosotros. “Mujer, ahí tienes a tu hijo”. Por eso el Padre te exaltó a la derecha de tu Hijo asumpta en cuerpo y alma. Cuanto mayor fue tu dolor, más grande es tu victoria.

4. La Madre Teresa de Calcuta ha visto en los hombres a sus hijos, los de la Madre y los de ella. Con cuánta razón es llamada ¡Madre! El 19 de octubre será proclamada Beata. En un excelente programa de la 2 de TVE, cuyo nombre no recuerdo, Joaquín Soler Serrano entrevistaba a la Madre Teresa de Calcuta. La figura del presentador, arrogante, elocuente, simpático, dominador, con muchas tablas. La de la Madre Teresa pequeña, muy pequeña, nada bella físicamente, surcada de arrugas su frente, su rostro, sus manos, un manojo de sarmientos. Desmañada, encorvada, doblada. El periodista comenzó la entrevista con gran empaque. La monjita respondía desgranando unas palabras como musitadas, desproporcionadas a las del Goliat que le preguntaba con sus potentes armas descriptivas, chispeantes, atractivas. Pero, poco a poco, la figura de la monjita fue creciendo, y ¡oh milagro!, la del Goliat periodista, menguando, disminuyendo, empequeñeciendo, no diré acomplejado, pero rendido, asombrado, reverente, vencido, Goliat ante un David crecido. Emocionado yo también, admiré el poder del espíritu superando a la técnica con tal evidencia, que no pude menos de exaltar y glorificar el fulgor de Dios sobre la opacidad de las obras humanas. Ví el brillar de una Santa que, vamos a ver y a venerar dentro de unas semanas, en los altares. 

5. Otro día fue en Roma. El aula Pablo VI luce rebosante. 6000 sacerdotes reunidos de todas las naciones, esperan. Presentaron en el estrado a la Madre Teresa de Calcuta, que iba a hablar a aquella enorme y culta asamblea. Después de los aplausos de la presentación se hizo un gran silencio. Comenzó a hablar aquella mujer menuda y apenas si decía nada, muchos sacerdotes aquí y allá se ponían de pie, porque casi no se la veía. Descendió las gradas del estrado y desfiló por el pasillo saludando con inclinaciones de cabeza, las manos cruzadas sobre el pecho y con una sonrisa maternal y bondadosa, que iluminaba todo su rostro. Atronaron los aplausos largo rato. Me susurró un compañero canadiense: No sabe hablar, apenas se la ve y míranos a todos embobados y entusiasmados… Era el esplendor de Dios que se reflejaba en ella, como la aureola irresistible de Moisés cuando descendía del Sinaí. La Madre Teresa de Calcuta. La persona que ha cautivado al mundo.

6. Otra vez en Calcuta. Su entierro. Su apoteosis. El mundo a sus pies. Las coronas innumerables de flores blancas, llegadas de todas las procedencias, testimoniando el respeto, la devoción asombrada del orbe entero, rendido ante el heroísmo de esta mujer, que no ha querido convencer, sino demostrar. Demostrar que Jesús está en los pobres más pobres, en los niños no nacido y en los pobres moribundos. Entonces dijo Juan Pablo II.  "Sigue viva en mi memoria su diminuta figura, doblada por una existencia transcurrida al servicio de los más pobres entre los pobres, pero siempre cargada de una inagotable energía interior: la energía del amor de Cristo". Ante el atúd de la Madre Teresa ví, entre las muchas personalidades que desfilaron ante la urna en aquella iglesia de Santo Tomás, al primer ministro indio, Inder Kumar Gujral, que dijo estas palabras solemnes: " En la primera mitad del siglo XX tuvimos al Mahatma Gandhi tuvimos en la India al Mahatma Gandhi, para enseñarnos a luchar contra la pobreza; en la segunda mitad, hemos tenido a la Madre Teresa, para mostrar el camino para ayudar a los pobres". Al marcar los siglos el primer ministro, a mí se me ocurre afirmar: Francisco de Asís vino en el siglo XIII a Europa, a reconstruir la Iglesia que se desmoronaba. La Madre Teresa ha venido a Asia, al finalizar el siglo XX, para alentar al mundo a defender la vida, la vida de los pobres. Las mujeres sollozaban y llevaban coronas de flores blancas. Se arrodillaban ante el féretro, cubierto con la bandera nacional, y le decían: "Ah madre, ah madre". Y yo busco sus raices. El amor a los hombres, a los más pobres de los pobres, hijos de la Madre Dolorosa. “Ahí tienes a tius hijos”. El testamento de Jesús en la Cruz. ¡Qué bien lo supor entender! ¡Qué bien lo supo cumplir! ¡Qué ejemplo nos ha dejado a seguir!

 

::

Este escrito aparece publicado en Categoría : Sacerdotes, Obispos y Teólogos
  Secciones :

 ::

 

Libreria

:: Volver a la página anterior ::

 

:: Volver a Títulos ::

 

3304 lecturas. 

 [ Index Home  ]  [ Las Coronas de María  ]  [ La Devoción a María  ]  [ María en la Biblia  ]  [ María en la Iglesia  ]

[ María y los Santos  ]  [ María entre nosotros  ]  [ Canal Youtube  ] [ Mapa del sitio  ]

[ Sobre esta web  ] [ Publica tu Testimonio ] [ Firma el Libro de visitas ] [ Contacto ]