" “Protesto querer vivir y morir como verdadero hijo de la Bendita Virgen María...Oh María, no me abandones, porque soy hijo tuyo... Ah, si tuviese mil corazones, con mil corazones amaría a María”" ( San Juan Berchmans )

196 [ ]  Coronas de María ::  Títulos   [ ]

 

Referencia a Títulos Marianos

 

En los Santos y Padres de la Iglesia

 

La Iglesia es madre de los miembros de Cristo que somos nosotros

 

 San Agustín - (354-430)

Obispo de Hipona (Africa). Escribió numerosas obras admirables por su doctrina y piedad. Contra Pelagio, defencdió la necesidad de la gracia para toda obra buena en el orden de la salvación. Obras principales: Confesiones, Comentarios a los Salmos, al Evangelio de San Juan, Sermones, Cartas, etc. Su fiesta se celebra el 28 de agosto.

  ( Leer historia de San Agustín  )

 

 

La santa virginidad 6,6

Únicamente esta mujer es madre y virgen, no sólo en el espíritu, sino también en el cuerpo. No es madre según el espíritu de nuestra Cabeza, el Salvador, de quien más bien es espiritualmente hija, porque también ella está entre los que creyeron en él y que son llamados con razón hijos del esposo. Pero ciertamente es madre de sus miembros, que somos nosotros, porque cooperó con su caridad para que nacieran en la Iglesia los fieles, miembros de aquella Cabeza de la que es efectivamente madre según el cuerpo. Convenía que, por un extraordinario milagro, nuestra Cabeza naciera, según la carne, de una virgen, para significarnos que sus miembros habían de nacer, según el espíritu, de la Iglesia virgen. Solamente María es, por tanto, madre y virgen según el cuerpo y según el espíritu: madre de Cristo y virgen también de Cristo. Mas la Iglesia, en los santos que han de poseer el reino de Dios, es, según el espíritu, toda ella madre y toda ella virgen de Cristo; pero no lo es en su totalidad según el cuerpo, pues en algunos miembros es virgen de Cristo y en otros es madre, pero no de Cristo. Son también madres espirituales de Cristo las mujeres fieles casadas y las vírgenes consagradas a Dios, porque cumplen la voluntad del Padre con sus santas costumbres, con la caridad de corazón puro, conciencia recta y auténtica fe. Las que en la vida conyugal engendran corporalmente, dan a luz a Adán y no a Cristo; y como saben qué es lo que han alumbrado, se apresuran a hacer miembros de Cristo el fruto de su seno, purificándolo con los sacramentos.

 

::

Este escrito aparece publicado en Categoría : Santos y Padres de la Iglesia
  Secciones :

 ::

 

Libreria

:: Volver a la página anterior ::

 

:: Volver a Títulos ::

 

3588 lecturas. 

 [ Index Home  ]  [ Las Coronas de María  ]  [ La Devoción a María  ]  [ María en la Biblia  ]  [ María en la Iglesia  ]

[ María y los Santos  ]  [ María entre nosotros  ]  [ Canal Youtube  ] [ Mapa del sitio  ]

[ Sobre esta web  ] [ Publica tu Testimonio ] [ Firma el Libro de visitas ] [ Contacto ]