" “Consiste en un gran aprecio de sus grandezas, en un reconocimiento sincero de sus beneficios, en un celo inmenso por su gloria..., en una firme y tierna confianza en su bondad maternal”." ( San Luis Maria Grignon de Montfort )

188 [ ]  Coronas de María ::  Títulos   [ ]

 

Referencia a Títulos Marianos

 

En el Magisterio de la Iglesia

 

María, en la fe de la Iglesia (credo)

 

 Clemente VIII - (Fano, 1536 – Roma, 1605)

Ultimo Papa de la contrarreforma

  ( Leer historia de Clemente VIII  )

 

 

Documentos Pontificios Marianos, José A. Martinez Puche, O.P. , Juan Gil Aguilar, O. Carm. BIBLIOTECA MARIANA  2 :I-20.

Tercer  artículo del Credo: “Creo que Jesucristo no sólo es verdadero Dios, sino también verdadero hombre, porque tomó carne humana de la Inmaculada Virgen María por virtud del Espíritu Santo…”.

Cap. III. Declaración del tercer artículo del Credo:

D. ¿Qué quiere decir que fue concebido por obra del Espíritu Santo y nació de María virgen?

-M.  Se declara en este artículo el modo nuevo y maravillosamente de la encarnación del Hijo de Dios. Sabéis que todos los demás hombres nacen de padre y de madre, y que la madre no queda virgen después de haber concebido o dado a luz al hijo. Ahora bien, queriendo el Hijo de Dios hacerse hombre, no quiso tener padre en la tierra, sino solamente madre, llamada María, la cual fue siempre virgen purísima, porque el Espíritu Santo, que es la tercera persona divina y un Dios mismo con el Padre y el Hijo, con su poder infinito formó de la sangre purísima de dicha virgen, en su vientre, un cuerpo perfectísimo de un niño, y al mismo tiempo creó un alma nobilísima, y la unió a su persona el Hijo de Dios, y así Jesucristo, que primeramente era solamente Dios, comenzó a ser hombre; y así como en cuanto Dios, tenia padre sin madre, así en cuanto hombre tiene madre sin padre.

D. Desearía algún ejemplo o semejanza para entender cómo puede una virgen concebir.

-M. Los secretos de Dios hay que creerlos, aun cuando no se entiendan… Así, pues, el vientre virginal de María, sin trato humano, al solo mandato de Dios, por obra del Espíritu Santo, produjo aquel precioso granito del cuerpo animado del Hijo de Dios.

D. ¿Por qué se añade en el artículo: Y nació de María Virgen?

-M. Porque también en esto hay una gran novedad,  porque el Hijo de Dios salió del vientre de la madre al fin del noveno mes, sin dolor y menoscabo de la misma madre, no dejando señal alguna de su salida; exactamente como hizo cuando, al resucitar salió del sepulcro cerrado, y cuando luego entró y salió del cenáculo, en donde estaban los discípulos, permanecieron siempre cerradas las puertas; y por esto se dice que la Madre de nuestro Señor  Jesucristo fue siempre virgen, antes del parto, en el parto y después del parto.

Del sexto artículo:

D.  Desearía saber la causa  por la que se dice que Cristo subió al cielo; y de la Madre Santísima se dice que fue subida, y no se dice  que subió.

-M. La causa es fácil: porque Cristo, como Dios y hombre, por virtud propia subió al cielo, como también por virtud propia resucitó. Mas la madre que era criatura, aunque dignísima entre todas, no por virtud propia, sino por virtud de Dios, fue resucitada y conducida al reino celestial.

 

Declaración del octavo artículo:

D. ¿Qué quiere decir que el Espíritu Santo se pinta en forma de paloma, mayormente sobre Cristo y sobre la Señora?

-M. No debéis pensar que el Espíritu Santo tenga cuerpo o que se pueda ver con los ojos corporales; mas se pinta así, para dar a entender los efectos, que produce en los hombres. Y porque la paloma es sencilla, pura, celosa, fecunda, se pinta sobre Cristo y sobre la Señora fueron llenos de todas las gracias y dones del Espíritu Santo, y en particular, de santa sencillez, pureza, celo de las almas y fecundidad espiritual, por la cual consiguieron infinitos hijos, esto es, todos los fieles y buenos cristianos.

Del Ave María: ¿Por qué decís el  Ave María después del Pater Noster?

Al fin de alcanzar más fácilmente por intercesión de la Santísima Virgen, lo que pido a Dios; ella es abogada de los pecadores, y llena de misericordia; y al mismo tiempo está en el cielo sobre todos los coros de los ángeles, y es gratísima a Dios.

¿Qué ejercicio tenéis para mantener la devoción?

Rezo el rosario a la Señora y voy meditando los quince misterios del mismo, en los cuales se contiene la vida de nuestro Señor Jesucristo.

Cap. V  Declaración del Ave María:

D. ¿Qué quiere decir que el  Pater noster se une al Ave María mas que cualquier otra oración?

-M. Porque no tenemos abogado mediador cabe Cristo más poderoso que su Madre, y una vez dicha la oración que Cristo nos enseñó, nos dirigimos a la Madre, para que ella, con su intercesión, nos ayude a alcanzar lo que pedimos al decir el  Paster noster. Como en este mundo, después de haber dirigido una súplica al príncipe, recomendamos el negocio al más poderoso de su corte.

D. ¿Quién ha compuesto el Ave María?

-M, la ha compuesto Dios mismo, aunque no nos la ha enseñado por su boca, sino por boca del arcángel Gabriel, de Santa Isabel, y de su Santa Iglesia; porque aquellas palabras: “Dios te salve, María, llena de gracia, el Señor es contigo, bendita tu eres entre las mujeres”, las dijo el arcángel Gabriel, mas  las dijo de parte de Dios, y Dios las dijo por boca de su embajador. Aquellas otras palabras: “Y bendito el fruto de tu vientre”, las dijo Santa Isabel, mas las dijo cuando estaba llena de Espíritu Santo, como refiere el evangelista San Lucas; de donde aparece claro que las dijo el  Espíritu Santo por boca de Santa Isabel. Todo lo demás lo ha añadido la santa Iglesia, la cual es gobernada y amaestrada por el mismo Espíritu Santo; de suerte que se puede decir que después del Pater noster, que nos ha enseñado Cristo por boca propia, el Ave María es la más excelente oración que pueda encontrarse, habiendo sido compuesta por el mismo Dios y enseñada a nosotros por boca de sus siervos.

D. Pasemos a la declaración: ¿Por qué decimos: Dios te salve, María?

-M. Es un saludo que le damos para mostrar que somos sus amigos y reconocidos suyos, y que por eso ansiamos ir a dirigirle la palabra. Y empleamos las palabras del ángel porque sabemos que se alegra mucho de oir frecuentemente la buena nueva que le llevo el ángel, y cuando le dijo las mismas palabras, y todavía se alegra que se las recordemos, y seamos agradecidos a Dios por tan grande beneficio.

D. ¿Qué quiere decir: Llena de gracia?

-M. La gracia de Dios produce tres efectos principales en el alma: borra pecados, que son como manchas, las cuales afean el alma; adorna la misma alma con dones y virtudes; y finalmente, le da la fuerza para hacer obras meritorias  y gratas a la divina majestad. La Señora está llena de gracias, porque en cuanto al primer efecto, no ha tenido jamás mancha alguna de pecado original, ni actual, ni venial, ni mortal. En cuanto al segundo, ha tenido todas las virtudes y dones del Espíritu Santo en altísimo grado. En cuanto al tercero, han hecho obras gratas a Dios y meritorias que ha sido digna de remontarse sobre todos los coros de los ángeles en cuerpo y alma.

D.  Parece que la Señora no ha tenido más gracia que los otros santos; porque muchas veces he oído decir que San Esteban y otros santos fueron llenos de gracia.

-M. Aun cuando se diga de otros santos que han estado llenos de gracia, sin embargo de eso, la Señora ha tenido más gracia que todos, porque ha sido hecha por Dios capaz de mayor gracia que ningún otro santo. Como, por ejemplo, si muchos vasos, uno mayor que otro, se llenan de bálsamo, todos estarán llenos, y sin embargo, en el mayor habrá más bálsamo que en los otros. Y la razón de esto se funda en que Dios hace a los hombres capaces de mayor o menor gracia, según los oficios que les da. Y porque el mayor cargo que se ha dado a una pura criatura ha sido el ser Madre de Dios, por eso la Señora ha sido hecha capaz y llena de mayor gracia que ninguna otra pura criatura.

D. ¿Qué quiere decir: “El Señor es contigo?

-M. Esta es otra gloria singular de la bienaventurada Virgen, la cual nos manifiesta que el Señor ha estado con la Señora desde el principio de su concepción con una perpetua asistencia, gobernándola, enderezándola y defendiéndola. Y de ahí provino que no cometiese jamás pecado algunos, ni de pensamiento, ni de palabra, ni de obra; de donde no solo adornó Dios a esta Santísima Virgen de todas las gracias, sino quiso además estar siempre con  ella, como guardián de tan grande tesoro.

D. ¿Qué quiere decir: “Tu eres bendita entre las mujeres”?

-M.-Esta es la tercera alabanza que se da a la Señora, en la cual se declara que ella  no solo está llena de todas las gracias que pueden convenir a una virgen, sino también de aquellas que pueden convenir a una casada,  y así supera absolutamente a todas las demás mujeres que han existido o existirán. La bendición de las mujeres casadas  es la fecundidad; y esta no faltó a la bienaventurada virgen,  pues dio a luz a un hijo que vale más que cien mil hijos. Y puédese también decir que es Madre de grandísimo número de hijos, porque todos los buenos cristianos son hermanos de Cristo y, consiguientemente, son hijos de la Señora, no por generación o naturaleza, en el cual sentido solo Cristo es su hijo, sino por amor y ternura maternal que siente para con todos. De donde con razón se dice “bendita entre todas las mujeres”, porque las otras o tienen la gloria de la virginidad sin la fecundidad, o tienen la bendición de la fecundidad sin la virginidad; ella junto, por singular privilegio de Dios, el honor de la perfecta virginidad con la bendición de una grandísima y felicísima fecundidad.

D. ¿Qué quiere decir: “Y bendito el fruto de tu vientre, Jesús?

-M. Esta es la cuarta alabanza que se da a la Señora, el ser digna de honor no solo por lo que tiene en sí misma, sino también por lo que encierra el fruto de su vientre; porque la gloria del fruto redunda en el árbol y la del hijo en la madre. Y porque Jesucristo no sólo es verdadero hombre, y bendito entre todos los hombres, sino Dios bendito sobre todas las cosas, como dice San Pablo: por eso su Madre no sólo es bendita entre las mujeres, sino también entre todas las criaturas, así en la tierra como en el cielo.

D. decláreme el resto del  Ave María.

-M. En las palabras siguientes, la santa Iglesia, repitiendo la principal alabanza de la Señora, que consiste en ser Madre de Dios, y mostrando también que ella puede alcanzar de ese su Dios todo lo que quiere, le ruega  que interceda por nosotros, tan necesitados por ser pecadores, y nos ayude siempre mientras vivamos, y en particular en la hora de la muerte, cuando estemos en el mayor peligro.

D. Me agradaría saber por qué tocan al Ave María tres veces al día; esto es, a la mañana, a la tarde y al mediodía.

-M. Para que entendamos que necesitamos recurrir frecuentemente a la ayuda de Dios y de los santos, estando como estamos en medio de los enemigos visibles e invisibles, y que no debemos contentarnos con recurrir a las armas de la oración al principio de nuestras obras, sino que debemos hacer lo mismo, en medio y al fin. Hay también otro misterio en el toque tres veces repetido de Ave María, y es que la Santa Iglesia nos quiere recordar continuamente los tres misterios principales de nuestra redención: la encarnación, la pasión y la resurrección; y por eso, quiere que saludemos a la Señora, por la mañana en memoria de la resurrección del Señor; al mediodía, en recuerdo de la pasión, y por la noche, en recuerdo de la encarnación; porque así como estamos ciertos que nuestro Señor fue crucificado al mediodía y resucitó  en la mañana, así se cree que la encarnación se realizó de noche (Motu proprio “Pastoralis Romani” 15 de julio de 1598).

 

::

Este escrito aparece publicado en Categoría : Magisterio de la Iglesia
  Secciones :

 ::

 

Libreria

:: Volver a la página anterior ::

 

:: Volver a Títulos ::

 

3628 lecturas. 

 [ Index Home  ]  [ Las Coronas de María  ]  [ La Devoción a María  ]  [ María en la Biblia  ]  [ María en la Iglesia  ]

[ María y los Santos  ]  [ María entre nosotros  ]  [ Canal Youtube  ] [ Mapa del sitio  ]

[ Sobre esta web  ] [ Publica tu Testimonio ] [ Firma el Libro de visitas ] [ Contacto ]