" “Con María todo es fácil. En Ella pongo toda mi confianza, a pesar de que rujan el infierno y el mundo. Por Ella aplastaré la cabeza de la serpiente y venceré..., para mayor gloria de Dios” " ( San Luis Maria Grignon de Montfort )

50 [ ]   María en la Iglesia ::  Padres de la Iglesia    [ ]

 

María en los escritos de los Padres de la Iglesia

 

En los Santos y Padres de la Iglesia

 

La zarza ardiente preanuncia la Concepción Virginal

 

 San Gregorio de Nisa - (335-394)

 La fecha del nacimiento de San Gregorio de Nisa no se puede afirmar con precisión, pero debió ocurrir entre los años 331 a 335. Por línea paterna descendía de una familia de antigua raigambre cristiana, originaria del Ponto, que había sufrido persecución por confesar la fe; y por línea materna, de una familia de Capadocia que destacaba en la vida militar y civil. Se retiró al monasterio de Iris, en el Ponto, para dedicarse a prácticas ascéticas y al estudio de la Teología. Le consagraron obispo en el año 371 para ocupar la sede de Nisa. Su producción literaria no comienza antes del 370, en plena madurez. Tiene escritos de carácter teológico, exegético, homilético y ascético.

  ( Leer historia de San Gregorio de Nisa  )

 

 

"¡Cosa admirable! La virgen se convierte en madre y permanece virgen. "

Aprende del mismo profeta de qué modo ha nacido el niño, de qué modo es dado el hijo. ?Acaso según las leyes de la naturaleza? En modo alguno se somete a las leyes naturales ell que es Señor de la naturaleza. ¿De que manera, entonces, nace el niño? Escucha: "He aquí que la virgen concebirá y dará a luz un hijo y será llamado Emanuel". Lo que interpretado, significa "Dios con nosotros".

¡Cosa admirable! La virgen se convierte en madre y permanece virgen. Ves el nuevo orden de la naturaleza. En las otras mujeres, cuando alguna es virgen no es madre. Y después de haber sido madre ya perdió la virginidad. Pero en este caso, ambos nombres concurren en la misma persona. La misma es virgen y es madre. Ni la virginidad impidió el parto ni el parto borró la virginidad.

Convenía, en efecto, que el que entraba en la vida humana para tornar íntegros e incorruptos para siempre a los hombres, procediera de una integridad incorrupta, consagrada a su servicio. Porque, como saben, habitualmente se llama virgen a la que no ha conocido unión carnal.

Me parece que Moisés reconoció este gran portento en aquella luz en que Dios se le apareció. Como la zarza que ardía y sin embargo no se consumía, "me adelantaré hacia ella" -dice- "e iré a ver esta gran visión"; refiriéndose, según creo por este adelantarse, no a un cambio de lugar sino a un paso en el tiempo. Lo que entonces se significaba por la zarza en llamas, se hizo patente al transcurrir el tiempo que mediaba entre uno y otro, en el misterio de la Virgen. Del mismo modo que entonces hubo una zarza que ardía y no se consumía, así también ahora hay una virgen inviolada que da a luz a la Luz.

 

 

::

Este escrito aparece publicado en Categoría : Santos y Padres de la Iglesia
  Secciones :

 ::

 

Libreria

 

:: Volver a la página anterior ::

 

:: Ir al índice de Escritos de los Padres ::

 

:: Ir al índice de Escritos de los Santos ::

 

 

3640 lecturas. 

 [ Index Home  ]  [ Las Coronas de María  ]  [ La Devoción a María  ]  [ María en la Biblia  ]  [ María en la Iglesia  ]

[ María y los Santos  ]  [ María entre nosotros  ]  [ Canal Youtube  ] [ Mapa del sitio  ]

[ Sobre esta web  ] [ Publica tu Testimonio ] [ Firma el Libro de visitas ] [ Contacto ]