Relanzamiento de nuestra web

Bienvenidos!!!

Bienvenidos a lo que podríamos llamar, una nueva edición de nuestro sitio de mariología.

Allá por el año 2002, luego de la publicación de la Carta Apostólica Rosarium Virginis Mariae de San Juan Pablo II, puse en marcha una web mariana llamada «A Cristo por María». La misma recogía un poco de todo pero con poco diseño ni conocimiento de páginas webs, aunque siempre con mucho amor a nuestra Madre.

Mas tarde, en el año 2008, con mucha más experiencia, puse en marcha por gracia de Dios esta web, con diseño y programación propia. Esta terminó reemplazando a aquel primer emprendimiento mariano, pues tenía una organización mucho más sólida de todo su material.

Con el paso de los años y las vicisitudes de la vida, la web siguió en línea pero en piloto automático. No tenía mucho tiempo para dedicarme a ella y pasó el tiempo. Lamentablemente se fue quedando atrás en cuanto a la tecnología usada en su construcción y el cambio de servidor no fue una solución.

Es así que, en este raro año 2020, he tomado la decisión de re-construirla pero manteniendo la organización de todo el material mariológico. Este está (o estará pues en ese trabajo estoy), organizado alrededor de los Dogmas marianos. Todo el material se puede consultar a partir de los Dogmas o bien de distintas categorías que aparecen encima de cada artículo. Estas categorías pueden ser por ciclos históricos tomados de a siglos, o por el tipo o fuente del mismo, ya sea Concilios, Papas, Santos, Biblia, Magisterio, etc.

Como siempre, me pongo en manos del Espíritu Santo para volver a completar la magnitud del sitio original y pongo el sitio a los pies de nuestra Madre Santísima y Madre de Dios, bajo el cuidado paternal de San José y la defensa de los Santos Arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael, contando con la intercesión de todos los Santos.

Espero sirva este sitio para consulta, y estudio o profundización de la piedad mariana de todos los católicos y cristianos de buena voluntad.

Que Dios los bendiga y la Virgen Santa les sonría.

Claudio*